MarcaTexto

Suscribirse a canal de noticias MarcaTexto
Artículos externos.
Actualizado: hace 21 mins 8 segs

Estrategia en normales apunta a crear un nuevo mexicano; individualista y competitivo

2017, Julio 23 - 12:04

Estrategia en normales apunta a crear un nuevo mexicano; individualista y competitivo

  • Nada tiene que ver con las aspiraciones humanistas que les dieron origen
  • Se retoma el modelo educativo aprender a aprender de forma descontextualizada: docentes

*Imagen cortesía de 'El Chamuco y los Hijos del Averno'.

Laura Poy Solano

La Jornada/230717.

Con la Estrategia para el Fortalecimiento de las Normales elaborada por la Secretaría de Educación Pública (SEP) se avanza en hacer de la formación inicial de docentes un mecanismo para generar técnicos de la enseñanza con habilidades de planificación y secuenciación pedagógica, afirmaron profesores de escuelas del país.

'Se trata de una estrategia perfectamente bien planeada y acorde con la implementación de la reforma educativa, que busca la formación de un nuevo mexicano: individualista, competitivo y flexible'. 

Catedráticos de la Benemérita Escuela Normal de Maestros (BENM), de la Benemérita Escuela Normal Veracruzana ‘Enrique C. Rébsamen’ (BENV) y de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) destacaron;

'Con esta estrategia se impulsa un proyecto tecnocrático y neoliberal en la educación, que nada tiene que ver con las aspiraciones humanistas y de transformación de la realidad que dieron origen a las normales'.

 Denunciaron asimismo;

'Pese al discurso oficial de una gran participación de la comunidad de normalistas en este rediseño, se trató en realidad de reuniones a nivel de cúpulas directivas, las cuales son impuestas, en la mayoría de los casos, por los gobiernos estatales, pues hasta la fecha, afirmaron, no se ha dado a conocer un documento oficial que sustente los planteamientos pedagógicos, didácticos, académicos y presupuestales de esta nueva estrategia'. 

Oswaldo Antonio González y Luis Bello, profesores de la BENV, destacaron;

'En los seis ejes generales que ha dado a conocer la SEP para establecer el nuevo currículo en las normales, se fomenta la formación de técnicos de la educación, que dominen los contenidos de planes y programas de estudio y los puedan implementar en un sistema secuencial de aprendizajes'. 

Asimismo puntualizaron;

'Sin embargo, que hay un discurso vacío en muchos de los planteamientos, tanto en el énfasis del conocimiento profundo de las disciplinas que impartirán los docentes, como en la educación indígena e intercultural, la enseñanza del inglés, y la vinculación con universidades y centros de investigación, porque las normales no buscan ser facultades de pedagogía, ni los planteamientos responden a las necesidades educativas, históricas y culturales que les dieron origen'. 

En entrevista por separado, Marcelino Guerra, profesor-investigador de la UPN, destacó;

'La estrategia es parte de la reconfiguración del sistema educativo nacional, un proceso que va más allá de este sexenio, y que seguramente continuará si no logramos abrir un verdadero debate sobre la educación que buscamos impulsar en México y el maestro que queremos formar, desde una visión totalmente distinta' (...) Se coloca en el centro del modelo educativo y normalista la enseñanza por competencias, el aprender a aprender, pero totalmente descontextualizado de aquello que se buscaba impulsar desde antes de la década de los 80 del siglo pasado, y que estaba asociado a una búsqueda de permitir que el alumno hiciera frente a los cambios sociales, históricos, e incluso climáticos, desde una perspectiva crítica, no tecnocrática, como se pretende actualmente. 

Por su parte, Juan Manuel Rendón, ex director de la BENM, Óscar Cortés, Guadalupe Ayala y Cenobio Popoca, profesores de esa casa de estudios, destacaron;

'También se busca imponer una mirada homogeneizante sobre las normales, sin importar si son urbanas, rurales, indígenas o interculturales. Todas van con el mismo patrón, el cual no se adapta a las realidades distintas que enfrenta el normalismo (...) La SEP,tiene un discurso esquizofrénico con respecto a las normales, porque primero no importaban, luego se dijo que había que convertirlas en escuelas de turismo e inglés, y ahora son el corazón de la reforma educativa'. 

Destacaron tambien;

'Con la modificación a planes y programas de estudio de la educación normal se profundizará el perfil de un técnico de la enseñanza que estará muy pocos años en el sistema y que se dedicará a instrumentar contenidos sin cuestionar nada'.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nota mía: Respetuosamente me permití modificar levemente la estructura de la nota de Laura Poy Solano, con la exclusiva finalidad de facilitar su lectura en el formato de Odiseo. Alfredo Macías Narro.

Sección: Tema: Etiquetas:
Categorías: Portada

Rechazados y violencia

2017, Julio 22 - 10:32

Rechazados y violencia

Hugo Aboites*

*Rector de la UACM

La Jornada/220717.

Aunque algunas autoridades educativas cuestionan la utilización de este término, lo que ocurre con el interés de los jóvenes aspirantes por acceder al derecho a la educación media superior y superior es precisamente eso, un rechazo.

Porque, primero, se les invita a todos (mediante una convocatoria);

Segundo, porque la enorme mayoría cumple con los requisitos establecidos (certificado del nivel anterior, pago por registrarse, pasar por un examen…);

Tercero, porque se presentan puntualmente y, pese a toda la expectativa creada, al final, la enorme mayoría no son aceptados en la educación universitaria y se les coacciona a la tecnológica. Con el agravante de que el rechazo no se debe a alguna circunstancia impredecible, de último momento;

Los organizadores saben perfectamente bien y desde hace más de 20 años que para cientos de miles, la mayoría, no habrá cupo. 

A mediados de los noventa habiendo transcurrido casi 15 años (1982-1996) de prácticamente cero crecimiento de la oferta, este problema explotó en la cara de los responsables de la educación de niveles superiores, y su respuesta no consistió en comenzar a abrir más espacios, sino en avalar los exámenes a nivel superior y organizar mejor la exclusión con el examen único del Ceneval a nivel bachillerato.

Por eso hay que hablar de rechazo y, además, de un rechazo bien organizado, institucionalizado durante décadas y eficientemente envuelto en la ideología del mérito que convence a los jóvenes de su culpabilidad (no pasé el examen, no me preparé) y para que estos jóvenes ya de por sí enfrentados a una situación de poca educación y menos empleo, no caigan en la cuenta de que ellos no son los culpables sino la dramática falta de espacios y la falta de responsabilidad de quienes están a cargo de prácticamente todos los niveles de gobierno y, por inacción, también de quienes tenemos un cargo directivo en las instituciones.

En el fondo, la insistencia en desechar la palabra que diga la verdad (rechazados) es una manera de ocultar la bien organizada exclusión de cientos de miles, del derecho a la educación. 

¿Qué se puede hacer? Desde las instituciones podemos organizarnos con dos objetivos.

Uno, demandar de manera conjunta y en voz alta, un financiamiento suficiente, orientado específicamente a romper el estancamiento de la matrícula, y a ampliar el número de admitidos (hay instituciones que en 30 años no han tenido un cambio sustantivo en su matrícula).

Un financiamiento, además, que dé certidumbre, que permita planear por años un crecimiento sustentado.

Ninguna institución debe enfrentarse aislada a situaciones de recorte y el arranque de las campañas político-electorales que ahora vemos es el momento apropiado para exigir a los contendientes, muchos de ellos todavía con cargos públicos, que muestren en los hechos una clara definición en este sentido, a nivel federal y a nivel de la Ciudad de México.

Dejar de pronunciarnos nos hace aparecer como quienes asumen como inevitables los recortes a la educación. Guardar silencio, además, nos hace aparecer frente a nuestras comunidades de estudiantes y trabajadores académicos y administrativos, como omisos, y;

Dos, procurar cambios que mitiguen la situación de los demandantes.

Empezar a usar un discurso que desincentive los procesos de culpa y creciente depresión de los jóvenes. Dejar de enfatizar aquello de admitir sólo a los mejores, y hablar con la verdad a los rechazados. Decirles claramente que no se admite a más porque no hay ni una política de apoyo ni suficientes recursos públicos por parte del Estado, y que el rechazo no es debido a que algunos jóvenes son valiosos y otros no.

Pero también es posible bajar de su pedestal al examen de selección –especialmente diseñado para la exclusión– y sustituirlo por procedimientos que disminuyan el peso y el costo de la ideología del mérito.

Establecer, además, medidas que ofrezcan mayores facilidades de ingreso a grupos especialmente agraviados: las mujeres y madres solteras de origen popular; indígenas; personas con discapacidad; hijos de trabajadores de las propias instituciones, y los jóvenes provenientes de sistemas públicos de educación media superior (Colbach, Cetis, Conalep).

Igualmente, revisar el presupuesto de las universidades para eliminar gastos suntuarios o de menor utilidad, suprimir subvenciones a empresas y gobiernos, y dedicar esos recursos a las labores de docencia. En alguna institución, con sólo suprimir el bono anual al personal de confianza, podrían contratarse 100 profesores más de tiempo completo.

Finalmente, pueden hacerse más fluidos los mecanismos de ingreso diferido que durante lustros y gracias a las luchas de los rechazados, han mostrado su eficacia.

Todo esto no resuelve el gran problema, pero sí que inmediatamente miles más accedan y ayuda a que las comunidades universitarias se coloquen en un horizonte ideológico-cultural muy distinto al meritocrático que hoy construye la exclusión. 

Un ambiente fincado en el derecho a la educación, para una más ética y eficaz exigencia de recursos en favor de los jóvenes. Antier, con los violentos bloqueos, se confirmó que la Ciudad de México es ya parte del territorio narco.

Ahora menos pueden las instituciones públicas ser vistas como eficientes maquinitas de la violencia simbólica del rechazo de cientos de miles de jóvenes.

¿A dónde queremos que vayan?

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nota mía: Respetuosamente me permití modificar levemente la estructura del artículo de Hugo Aboites Aguilar, con la exclusiva finalidad de facilitar su lectura en el formato de Odiseo. Alfredo Macías Narro.

Sección: Tema: Etiquetas:
Categorías: Portada

El modelo educativo y el fin del sexenio

2017, Julio 9 - 22:31

El modelo educativo y el fin del sexenio

*Imagen cortesía de El fisgón y La Jornada; 160616.

Hugo Casanova Cardiel*

*Investigador y profesor de la UNAM

La Jornada/090717.

Hay fechas que llegan antes que el calendario natural y esto es lo que hoy sucede, pues la política educativa del gobierno actual llegó a su límite.

Dicho de otra manera, la versión 2017 del modelo educativo –con todo y sus agregados de última hora– simboliza en términos políticos lo que diversos sectores sociales esperaban desde tiempo atrás: el fin del sexenio.

A menos de un año de las elecciones de 2018 el modelo educativo sigue siendo promovido –al menos una vez por semana– como un nuevo planteamiento pedagógico que promoverá la auténtica revolución de la educación.

Y si bien en una etapa temprana de gobierno tales afirmaciones resultarían casi naturales, en el último tramo del sexenio revelan o una pérdida del sentido de la realidad o hasta el inicio de una campaña electoral. 

En días recientes ha sido anunciada, con entusiasmo que no deja de sorprender, la reforma a los planes y programas de la educación básica e incluso han sido presentados los equipos de expertos que participaron o lo harán en tales cambios. Además, ha sido ampliamente difundido el acompañamiento (sic) de las academias mexicanas de Ciencias, de la Historia y de la Lengua, ni más ni menos. 

Sin poner en duda la consistencia y generosidad de tales instituciones, debería recordarse que la política educativa no solamente está desfasada en su temporalidad con respecto del mandato peñanietista, sino que al plantear sucesivas etapas a partir de 2018 (y llegar incluso a 2020) irrumpe de plano en los tiempos del próximo gobierno.

En consecuencia, lejos de reflejar una política de largo aliento o un planteamiento de Estado fundado en el diálogo y el consenso social, la programación del nuevo modelo parece estar más vinculado al inicio de un proyecto político que a una mera confusión en el calendario.

Una sucinta revisión de las 216 páginas del Modelo educativo para la educación obligatoria muestra aspectos altamente cuestionables, entre ellos los siguientes:

1) Por su construcción el documento apela mucho más a un tratamiento conceptual del hecho educativo que a su planteamiento estratégico. Es decir, ofrece un discurso referido a las características intrínsecas de los factores de la educación –algunos de ellos plenos de buenas intenciones–, pero que se encuentran muy lejos del contexto de actuación de un gobierno en términos programáticos. Asimismo, al estar prevista su operación fuera de los márgenes del sexenio no hay manera de contrastar su solidez y aplicabilidad. Se trata de una sucesión de declaraciones de imposible valoración fáctica. 

2) Uno de los temas recurrentes en las críticas a la política educativa oficial ha sido el de su exigua consulta social. Aunque en su versión última el documento parece responder a dichas críticas refiriendo una larga lista de entidades consultadas, lo cierto es que el resultado es contraproducente, pues el colectivo que encabeza la lista –la Conferencia Nacional de Gobernadores– es deficitario en términos de credibilidad social y no pocos de sus ex integrantes tienen deudas con la justicia nacional e internacional. 

3) Por su tono y orientación el documento es de gran ambigüedad: por momentos describe, otras veces diagnostica, otras prescribe y otras más escribe con el tono de un gobierno que ya ha logrado todo lo que se proponía. Todo ello da como resultado un texto que no distingue entre el mundo de las ideas y el mundo de los hechos. 

4) Según el documento no existen problemas de resistencia magisterial y aunque hay razones fundadas para pensar que el modelo educativo de 2017 constituyó una respuesta a la inconformidad de los maestros y por supuesto a su movilización, el texto no las menciona. Según el modelo, la educación mexicana es un escenario sin tensiones ni conflictos. Y estos, cuando mucho, son tratados como retos. 

5) En el documento se eluden grandes problemas de la educación como el analfabetismo y el rezago. Son tratados en forma somera y apenas como temas del pasado. 

6) El modelo carece de mención alguna al desempeño de quienes toman las decisiones mayores de la educación en México. ¿Quiénes son?, ¿cómo llegaron hasta ahí?, ¿con qué atributos pedagógicos cuentan para plantear una ruta para el futuro de la educación nacional? 

7) En el modelo educativo las menciones al libro o a las bibliotecas son casi accidentales. Se echa de menos una posición institucional hacia ese importante ángulo de la educación. 

8) El documento muestra diversos errores de redacción e incluso de ortografía. Una condición incomprensible en un texto con aspiraciones de orientar la educación de un país. 

Los tiempos del actual gobierno, tendría que recordarse, están llegando a su término y antes que generar más anuncios de última hora, como el dominio del inglés en todos los niveles, de improvisar reformas al normalismo o de informar sobre la gratuidad de los libros de texto gratuitos (!), habría que iniciar el armado de los libros blancos y rendir cuentas sobre lo efectivamente realizado. 

Hoy resulta necesario insistir a los servidores públicos que su deber es cerrar con pulcritud y legalidad el encargo que recibieron de la sociedad, alejando la tentación de convertir la educación nacional en un instrumento electoral.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nota mía: Respetuosamente me permití modificar levemente la estructura del artículo de Hugo Casanova Cardiel, con la exclusiva finalidad de facilitar su lectura en el formato de Odiseo. Alfredo Macías Narro.

 

Sección: Tema: Etiquetas:
Categorías: Portada

La reforma patas arriba y la escuela al revés

2017, Julio 5 - 10:09

La reforma patas arriba y la escuela al revés

*Imagen. Cortesía de El fisgón y La Jornada-170616. 

Lev M. Velázquez Barriga*

*Doctor en pedagogía crítica

La Jornada/050717.

En el libro de Eduardo Galeano Patas arriba: ‘La escuela del mundo al revés’ se describe un modelo de sociedad y de escuela que rompe con la lógica del sentido común, lleno de antivalores y prácticas opuestas al humanismo, la democracia y la justicia social.

Mostrar de manera inversa una realidad cosificada, inhumana, carente de ética, deshonesta, en la que lo más importante no son los seres humanos, sino la ganancia, es tan sólo un recurso didáctico que nos ilustra lo cruda que es la educación en y para el mundo del capitalismo. 

Cuando se consulta la versión acabada del Modelo educativo para la educación obligatoria, cuyos planes y programas fueron presentados por Aurelio Nuño hace unos días y publicados en el Diario Oficial de la Federación el pasado 28 de junio, nos recuerda la paradoja que evoca Galeano y pareciera que la Secretaría de Educación Pública (SEP) está planteando la reforma educativa al revés. El esquema contiene una serie de contradicciones que pueden ser leídas de forma opuesta a lo que discursa; de esa manera es posible develar su verdadera esencia.

En el modelo educativo al revés, el gobierno mexicano se propone educar para la libertad, pero impulsa una estrategia de censura propia de las dictaduras políticas, en la que se asesina a los periodistas que luchan por ella; balea y reprime a los estudiantes que la ejercen; encarcela, desaparece y persigue a quienes la buscan; espía a la ciudadanía y a sus opositores; además, amenaza a quienes denuncian las violaciones a la privacidad.

El modelo educativo al revés dice que los alumnos tendrán una formación integral, es decir, el desarrollo pleno de todas sus facultades, por eso propone enseñar menos para aprender más, reduciendo los aprendizajes a las competencias laborales para la sociedad del siglo XXI. Su pedagogía de la rentabilidad concibe al estudiante como capital humano, es decir, en su única dimensión económica y no en la complejidad ecobiosicosocial que lo define.

Aun el desarrollo socioemocional está ligado a la transferencia de inteligencias, valores y habilidades de la escuela a los nuevos patrones organizativos empresariales del estilo Oxxo, que para seguir garantizando el éxito demandan empleados con mayor flexibilidad, capacidad para la autorregulación de las relaciones personales en el trabajo y manejo del estrés grupal. 

Para ser inclusiva, la escuela al revés tiene que ser excluyente: sólo así niega a los alumnos con discapacidades el derecho a recibir educación y atención especial, confunde terriblemente integración con inclusión.

La escuela de la diversidad está patas arriba, reconoce las diferencias, pero fomenta la evaluación estandarizada, de modo que para atender las muchas formas de aprender y de enseñar tiene una sola pedagogía universal que elimina a todas las demás, el enfoque por competencias. 

Está tan de cabeza que por poner la escuela al centro deja a los alumnos fuera.

El cierre masivo de escuelas multigrado o reconcentración escolar, que ya está en marcha, dejaría sin educación a millones de alumnos de comunidades rurales e indígenas, y a otros tantos los desplazaría de sus lugares de origen. Para crear oportunidades para los más vulnerables oferta becas en vez de escuelas y cierra las que están más cercanas, para que puedan ir a las más lejanas. 

Fortalece la educación pública privatizándola. 

Para garantizar que la educación sea gratuita, pide aportaciones económicas a los padres. El presidente de la República dio un gran discurso ejemplificando los beneficios de la autonomía de gestión: cuando falte algún vidrio o haya que arreglar alguna puerta, ya no tendrán que hacer engorrosos trámites burocráticos para que la SEP se haga cargo: ahora tendrán toda la facultad para hacer las cosas por sí mismos y pagar de su bolsillo lo que se necesite. La más innovadora de las propuestas trae dinero del futuro para invertir en el presente, dejando muy claro que eso no es deuda pública, pero hay que pagar intereses a 25 años. 

En la reforma educativa al revés los profesores no son profesores, pues no hace falta estudiar esa profesión.

Para fortalecer la formación inicial de los maestros se exterminan las normales y se contrata a quienes no tienen formación inicial docente. La escuela al revés profesionaliza al maestro desprofesionalizándolo, premia el individualismo y castiga su antigüedad con la evaluación para el despido, desconoce su experiencia y no le importa su preparación académica. Quizá lo que más puede presumirse en este tema es que busca la calidad de la enseñanza con la precariedad en el trabajo. 

En el gobierno también se actúa al revés: el modelo educativo se anuncia al principio y se hace al final; el secretario de Educación cobra como funcionario, pero actúa como candidato.

Uno de los grandes estatistas de la reforma educativa no supo escribir su propia tesis y el otro no sabe hablar.

Los planes y programas de estudio no serán para llevarse a cabo en este sexenio, sino en el otro; no obstante, dejan márgenes estrechos para enderezar la reforma patas arriba durante los próximos 12 años, de suerte que la solución no vendrá desde arriba ni con el cambio de gobierno; sólo será posible si los maestros son capaces de consolidar en cada escuela las contrapropuestas pedagógicas que ya se practican y construyen en varios estados.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nota mía: Respetuosamente me permití modificar levemente la estructura del artículo de Lev M. Velázquez Barriga, con la exclusiva finalidad de facilitar su lectura en el formato de Odiseo. Alfredo Macías Narro.

Sección: Tema: Etiquetas:
Categorías: Portada

Misterios de una artista

2017, Junio 26 - 09:15

Misterios de una artista

  • Cajones de muchas casas resguardan su poesía, dice cineasta
  • Sorprende cómo Alcira Soust dejó tanta huella en México

    [1]

  • Me interesa la poeta, la activista, la mujer que fue a contracorriente, libre y su solitario final en Uruguay, sostiene Fernández Gabard

*Foto. La poeta junto al pintor Rufino Tamayo, frente al mural del Museo de Antropología, en 1964, en una imagen proporcionada por Fernández Gabard.

Mónica Mateos-Vega

La Jornada 15 y 260617.

El documentalista Agustín Fernández Gabard, sobrino nieto de la poeta Alcira Soust Scaffo, considera que el personaje descrito por Roberto Bolaño como Auxilio Lacouture en sus novelas ‘Los detectives salvajes’ y ‘Amuleto’ es muy representativo de la Alcira que he ido descubriendo y de los pocos recuerdos que tengo de ella cuando volvió a Uruguay.

El realizador, quien prepara un documental acerca de la mujer que en los años 70 del siglo pasado repartía sus poemas a los alumnos de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica que Bolaño captó la energía que Alcira tenía para mantenerse activa, no sólo escribiendo, sino yendo a marchas, “contagiando a quien se cruzase en su camino, hasta el detalle de taparse la boca al hablar para esconder su gastada dentadura. En lo que seguramente no se parece es en el lado más complicado de Alcira, su inestabilidad, sus paranoias, ese lado casi autodestructivo que la llevó a aislarse al punto de perder todo contacto con su gente en Uruguay”.

“La historia de Alcira está llena de misterios, al punto de que estoy seguro que será imposible develarlos todos. El principal bache que tenemos ahorita está en la Alcira de finales de los años 50 del siglo pasado, cuando ella terminaba sus estudios en el Centro de Cooperación Regional para la Educación de Adultos en América Latina y el Caribe (Crefal), y todavía no era la Alcira de la UNAM”. 

En esa época ella estuvo casada con un médico de nombre Guillermo Santibáñez. Sería maravilloso poder encontrar a parte de esa familia, a algún sobrino o hijo de él que pueda contarnos sobre esos años.

México se convirtió en su patria. Alcira se erigió en una mexicana nacida en Uruguay, por más que llega a México siendo una mujer formada, una destacada maestra, México la adopta y ella adopta a México. Su lugar en el mundo termina siendo Ciudad de México y la UNAM, por eso todo el material (fotos, cartas, documentos) que he ido recopilando en la investigación va a quedar en resguardo de la esa casa de estudios una vez que concluya el documental, el primero que se realiza sobre Alcira.

Ningún libro recoge la poesía de la autora uruguaya

Fernández Gabard sostiene que no existe ningún libro publicado con la poesía de Alcira Soust, la cual ella escribía a mano o a máquina y repartía a todo el que quisiera compartir su lectura. También mandaba hacer librillos que editaba con recursos propios.

Los que la conocieron en Ciudad Universitaria conservan el bello recuerdo de una mujer ya madura, que vagaba por los pasillos de la Facultad de Filosofía y Letras. A veces alguien le invitaba un café o la comida, y se cuenta que muchos se cooperaron para comprarle el pasaje de regreso a su país. Expresa el sobrino nieto de la poeta;

"El principal bache para reconstruir la historia de Alcira Soust Scaffo está en los años finales de la década de los 50 del siglo pasado".  

Luego de la experiencia de permanecer encerrada 12 días con sus noches en un baño de ese plantel en la UNAM, donde afirman que debió comer papel sanitario y tomar agua de ahí, le diagnosticaron sicosis delirante crónica de características paranoides, se desprendió de las pocas cosas que tenía y se fue perdiendo en un país ajeno, narra Agustín Fernández Gabard.

Añade asimismo;

"Con León Felipe, Bolaño y otros escritores de la época compartían largas tertulias y borracheras. Sin embargo, mi tía siempre tuvo una parte misteriosa, lugares a los que nadie accedía. Maestra, nacida en Durazno, Uruguay, había viajado a México para profundizar sus estudios al tiempo que, en sus tardes libres, se perdía entre los laberintos de la poesía que ella misma escribía".

“Aquí es donde me interesa detenerme: en la poeta. También en la activista, la mujer que fue a contracorriente, la mujer libre y su solitario final en Uruguay. Alcira y el campo de espigas es un retrato intimista, construido a partir de fragmentos de sus amigos de México y Uruguay, de su familia, la mía”.

“Una de las cosas más fascinantes que veo de Alcira ha sido su capacidad de no parar de hacer cosas; fue maestra, poeta, artista, traducía poesía del francés al español, todo esto siempre con un gran compromiso social. Pero más que eso, me ha sorprendido cómo dejó tanta huella, cómo hasta gente que la vio una o dos veces la recuerda con aprecio e interés”. 

Además de su poesía existen su tesis de grado del Crefal, titulada ‘La recreación en la estructura de la personalidad’ (1956), así como algunas cartas, y un pequeño diario de algunos días en Uruguay.

Alcira escribió hasta sus últimos días; su obra, o sea su huella, permanece guardada en los cajones de muchas casas. Como ella, que supo encontrar refugio cada día en cada casa, banco, árbol o azotea, mi película busca revisitar esas cobijas, para construir un mosaico de la mujer que supo y pudo ser, al tiempo que nos preguntaremos sobre lo que quiere decir vivir habiéndose perdido a una misma, o quizá, plasmar quién fue la mujer que nunca pudimos comprender.

Agustín Fernández Gabard como fotógrafo ha colaborado con los diarios ‘La Diaria’, ‘El Observador’, ‘La República’, así como con organizaciones como ‘Greenpeace Argentina’ y ‘Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos’, entre otras. Realizó las exposiciones fotográficas ‘Recuperando sonrisas’, ‘Obreros de la paz’ y ‘Montevideo-Inside Out’.

Comienzan a llegar emotivos testimonios para reconstruir la figura de la poeta en documental

La jacaranda que plantó Alcira en CU, tan viva como su memoria

El historiador Alfredo López Austin entregó a Fernández Gabard la narración de cuando él y León-Portilla hallaron a la creadora en los baños de la Torre de Humanidades, tras los sucesos de 1968.

Pretende recrear los años de 1953 a 1961, cuando estuvo casada con un doctor

Los historiadores Alfredo López Austin y Miguel León-Portilla, así como el poeta Rubén Bonifaz Nuño, rescataron a Alcira Soust Scaffo de su encierro de 12 días en los baños de la Torre de Humanidades, en Ciudad Universitaria, luego de la entrada del Ejército en septiembre de 1968.

El sobrino nieto de la poeta uruguaya, Agustín Fernández Gabard, quien prepara un documental acerca de la mujer que impactó con su presencia y su poesía a quienes la conocieron en México la segunda mitad del siglo pasado, comienza a recibir valiosos y emotivos testimonios para reconstruir la memoria de 'Mima', como la llamaban sus allegados.

Luego de dar a conocer a La Jornada (en la edición del 15 de junio de 2017) su intención de revalorar la vida, pero sobre todo la obra de la también activista, el realizador comparte la narración que le envió hace unos días López Austin:

“Tras la ocupación de la Ciudad Universitaria, se procedió a recuperar los edificios. A la Torre de Humanidades fue el entonces coordinador de Humanidades, Rubén Bonifaz Nuño, a quien acompañamos, con la intención de revisar el séptimo piso, sede del Instituto de Investigaciones Históricas, Miguel León-Portilla, quien era su director, y yo, como subdirector".

 “Iba con nosotros uno de los intendentes de la Facultad de Filosofía y Letras, de quien no recuerdo el apellido, pero a quien todos conocíamos como 'Pastor', pese a que en realidad se llamaba Manuel. Era Pastor un hombre de edad madura, alto, grueso, a quien todos sus compañeros respetábamos por su carácter serio y sencillo. Falleció poco tiempo después (...) “Cuando los cuatro llegamos al séptimo piso, Bonifaz Nuño pidió a Pastor que revisara los sanitarios, en tanto que nosotros veíamos qué tantos daños tenía el resto del instituto. Pastor salió inmediatamente para avisarnos que había encontrado una mujer. Bonifaz le pidió que no tocara el cadáver. ‘Está viva’, respondió Pastor, por lo que acudimos a auxiliarla". 

“Alcira salió caminando por su propio pie, aunque muy debilitada. Estaba aterrada, y nos decía insistentemente que ella no estaba inmiscuida en el movimiento, sino que había ido a la torre a una ceremonia en honor a León Felipe. Me le acerqué y le dije: ‘Alcira, no somos policías. Mírame, soy yo, Alfredo’; pero Alcira seguía fuera de sí'.

“Pastor intervino para decir que iba inmediatamente por unos tacos, a lo que replicó Bonifaz Nuño: ‘¡No! ¡Vaya inmediatamente por unos médicos!’ Alcira se fue calmando poco a poco. Cuando Pastor volvió con la ayuda de los médicos, les entregamos a Alcira y confiamos en que todo iría bien.”

En otro correo electrónico, la profesora Virginia Meza Hernández le dijo a Fernández Gabard:

"He leído en el periódico La Jornada el artículo sobre el documental que planea realizar acerca de Alcira. La conocí en la Facultad de Filosofía y Letras tal vez en 1974. Era un personaje bien conocido que recorría los pasillos de la facultad repartiendo sus poemas".

“En ese entonces yo enseñaba japonés en el Centro de Enseñanza de Lenguas Extranjeras, el cual se ubicaba dentro de esa facultad. Recuerdo que en una ocasión me dio un poema titulado La gota de agua y el caracol, y me pidió traducirlo al japonés, accedí a su deseo y se puso muy contenta cuando se lo entregué. Me encantaría hacerle llegar tanto las hojas de la poesía en español como la traducción”.

Ernesto Alvarado, egresado de la facultad de Sicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y quien fuera consejero universitario alumno en el periodo de la creación del movimiento estudiantil del Consejo Estudiantil Universitario (CEU), a finales de los años 80, también envió su testimonio al documentalista:

“Tuve la oportunidad de convivir con Alcira en el campus de Ciudad Universitaria, en algunas ocasiones me obsequió poemas y dibujos que hacía, lamentablemente no estoy seguro de conservarlos".

“Cuando terminábamos las sesiones del CEU, ya tarde y a veces de madrugada, en forma invariable ella nos esperaba para salir juntos de la torre de la rectoría. Con motivo de un año más de conmemoración de la masacre del 2 de octubre en Tlatelolco, Alcira tuvo la hermosa idea de regalarnos una pequeña jacaranda para que la plantáramos en alguno de los jardines de la Facultad de Sicología, con el tierno mensaje que se trataría de un símbolo de hermandad de nuestras dos escuelas (Sicología y Filosofía), ya que la primera era parte de uno de los colegios de la segunda y en los años 70 adquirió la forma de facultad propia".

“Acarreamos en bolsas de plástico tierra del jardín de la biblioteca de la Facultad de Filosofía y Letras, al pie del busto de Dante Alighieri, caminamos entre charcos de agua los 300 o 400 metros que la separan de la Facultad de Sicología, y después de hacer varios agujeros que topaban con tuberías, por fin encontramos donde plantarla, la abonamos con poemas suyos escritos en papel revolución y en hojas bond, ‘para que se nutriera bien y creciera hermosa".

Y ahí quedó, afuera de la biblioteca de la Facultad de Sicología. 

“La brigada de jardineros en ese 2 de octubre de tal vez 1987 la componíamos la propia Alcira, mi gran amigo Jorge Omar Gracía (sic) y Miriam Díaz, quien desde entonces es mi pareja y madre de mis dos hijos".

Hoy esa jacaranda luce enorme, sobrepasa con mucho el edificio más alto de esa escuela y cada que paso y la admiro, la memoria me lleva a tantos recuerdos de nuestra querida Alcira. 

La poeta Margarita Castillo, quien conoció a Alcira en Ciudad Universitaria, su verdadero hogar en aquellos años posteriores al 68, también recuerda la relación entrañable que la uruguaya estableció con los árboles que rodeaban tanto la Facultad de Filosofía y Letras como la de Sicología:

"Los abonaba con sus poemas y a cada uno le ponía nombre". 

"La jacaranda que plantó no es la única que guarda recuerdos de su paso por la UNAM, de donde nunca debió haberse ido", dijo a La Jornada.

[1]

La fecha de nacimiento de Alcira Soust, según su pasaporte, es el 4 de marzo de 1924, continúa su sobrino; la de su muerte, según el acta de defunción hallada, es el 30 de junio de 1997.

 * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nota mía: Respetuosamente me permití modificar levemente la estructura de la nota de Mónica Mateos-Vega, con la exclusiva finalidad de facilitar su lectura en el formato de Odiseo. Alfredo Macías Narro.

Sección: Tema: Etiquetas:
Categorías: Portada

Violencia contra la educación

2017, Junio 24 - 10:53

Violencia contra la educación

Imagen cortesía de 'El Fisgón y La Jornada-091215.

Hugo Aboites Aguilar-Rector de la UACM.

La Jornada/240617.

La educación también está siendo arrastrada por la ola de violencia que inunda al país. Ayotzinapa, pero sobre todo, la Ayotzinapa no resuelta, sigue siendo el emblema de todas las violencias que no se aclaran y que siguen generándose constantemente contra estudiantes, maestros, comunidades escolares, padres de familia.

Desde las decenas de bebés indefensos, quemados o asfixiados en la guardería ABC, hasta la agresión mortal de la policía estatal y federal contra habitantes y maestros de Nochixtlán pasando por la represión a los docentes, y, apenas hace unos días, balazos de la policía contra normalistas de Tiripetio.

El asesinato, uno tras otro, de periodistas, es la censura radical a la educación informal, los procesos de conocimiento público que abren la vía a la transformación de la política, como también, la agresión contra estudiantes es la vía para atemorizar a los potenciales actores de un futuro distinto.

Y la sufren no contados activistas, sino sobre todo los más indefensos, las niñas que van o vienen de la escuela, como Valeria de 11 años ultrajada y asesinada en un microbús, como la que muestra el video huyendo aterrorizada y que es alcanzada y tumbada al suelo por un taxista que le roba el celular. O como el acoso contra una joven estudiante por un tipo que se baja los pantalones cuando está sola y es de noche en una universidad. Y muchas otras, graves, innumerables.

En todos estos episodios está, evidentemente, la responsabilidad individual, la del acosador, de quienes dispararon o dieron la orden de hacerlo. De todo esto se supone se encarga la justicia legal o, en lo menos grave, la corrección familiar y la del ámbito social inmediato.

Pero hay otro marco de exacerbada violencia, mucho más amplio, que no se considera delito; cuyos protagonistas no aparecen como tales, que impulsan leyes que ponen contra la pared a comunidades, grupos, como el magisterio, a jóvenes que quieren un lugar en una escuela; los que conceden los permisos que despojan del agua, de la movilidad y el aire limpio a los vecinos en las ciudades, y de las tierras, ríos y bosques a comuneros, ejidatarios y pueblos indígenas.

Leyes y políticas que han venido echando del país a muchos y a la basura acuerdos sociales sobre salud, educación, vivienda y trabajo para todos.

Se ha generado desde arriba y en torno nuestro una violencia ambiental que todo lo permea y se vuelve lo usual, y que paulatinamente va reduciendo también lo poco que va quedando para vivir sin temor.

Y esto es sumamente grave porque va contra los espacios que siempre han sostenido la carga más pesada para que los conflictos no se salgan de cauce, para que tengan contención (en su sentido de algo que acoge y repara): lugares como la pareja, la familia, el grupo escolar, la escuela, la comunidad, los vecinos, el barrio, la unidad habitacional.

Crecientemente estos espacios pequeños pero vitales, también están bajo acoso.

Es el efecto de las grandes políticas y, sobre todo, de las grandes decisiones que han trastocado la ecología social y que se han convertido en el medio denso y opaco que todos habitamos y respiramos sin importar donde estemos.

Es la atmósfera que crean las políticas neoliberales del Estado, los medios y una economía capitalista feroz, nutrida por el narcotráfico y la corrupción. De ahí surgen y se nutren los procesos de desmembramiento de familias y comunidades, la migración y el reforzamiento de la atmósfera violenta.

Los promotores del rompimiento de las normas de la convivencia económica antes regulada por la política social, desmantelaron los grandes acuerdos sociales que a su vez alentaban y reforzaban a esos millones de acuerdos pequeños de la malla fina que sostiene la sociedad. Ese es el gran error de un Estado que no promueve el bienestar sino, primordialmente, busca ofrecer condiciones competitivas a la inversión y al comercio internacional.

Cuando la mitad de la población económicamente activa no tiene un trabajo formal y sigue estancada en la pobreza, cuando millones viven del subsidio oficial y no de fuentes dignas de trabajo, cuando las escuelas superiores son escasas, se vuelve difícil argumentar que la violencia social generalizada y difusa se debe a que como sociedad no somos suficientemente represivos.

Que más policía, más ejército, más cárceles son la solución.

Evidentemente no se puede prescindir de las leyes, la persecución eficaz de los criminales y corruptos y ciertamente menos de las iniciativas de convivencia escolar y social y los apoyos institucionales a grupos concretos, pero sólo tendrán frutos permanentes y crecientes si al mismo tiempo la presión de universidades y escuelas, sindicatos, comunidades, pueblos, todos, obliga a crear esos grandes acuerdos sociales que ofrezcan certidumbre y futuro a la gran mayoría.

En una economía que es la décimo cuarta más poderosa del mundo nuestro déficit más importante está en la esfera de lo político y social.

Nunca debió ocurrir Ayotzinapa; ni el ABC; tampoco Nochixtlán; ni Tiripetío; ni gran parte de la violencia cotidiana y callejera.

Son el precio de acuerdos tejidos allá arriba, que no escogimos, que no necesitamos, pero que pagamos cada día.

 * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nota mía: Respetuosamente me permití modificar levemente la estructura del artículo de Hugo Aboites Aguilar, con la exclusiva finalidad de facilitar su lectura en el formato de Odiseo. Alfredo Macías Narro.

Sección: Tema: Etiquetas:
Categorías: Portada

El bello y necesario feminismo en las Cañadas

2017, Junio 11 - 10:37

El bello y necesario feminismo en las Cañadas

* 'Atentado contra las maestras rurales'. Detalle del mural de Aurora Reyes realizado en 1936. 
Vestíbulo del Centro Escolar Revolución. Imagen cortesía de Revista Electrónica 'Cultura Colectiva'.

Marta Sánchez*

La Jornada/110617.

Como parte de la desinformación de lo que sucede en el país está la declaración de que las normalistas de la Escuela Rural ‘Justo Sierra Méndez’, de Cañada Honda, Aguascalientes, son delincuentes y feminazis.

Quienes difunden este falso argumento pretenden justificar la movilización del aparato represor del Estado y descalificar las acciones emancipadoras de las alumnas.

La bella lucha de las estudiantes rurales va plasmando un feminismo necesario, un feminismo desde su experiencia de vida y su formación como Cañadas.

Este feminismo es fundamentado en el imaginario socialista que dio inicio a las normales rurales y que en las normalistas cobra vida.

La gran muralista mexicana Aurora Reyes captó en lienzo el proyecto nacionalista de la época posrevolucionaria.

En su más destacado mural, elaborado en 1934, ‘Atentado a los maestros rurales, sobresale la imagen de una maestra vestida de rojo sujetada en el suelo por un cristero armado que le pone la culata del fusil en la boca.

En el cuadro, Reyes revela la constante represión a las maestras y los maestros rurales.1

La pintora muestra que los profesores rurales no solamente representan, sino que encarnan una ideología que pone en alto el pensamiento crítico, la justicia y la equidad social. El acoso y la represión a los maestros rurales durante décadas es una lucha de clase, ideas y ahora de género.

El trasfondo de lo que sucede actualmente en la Escuela Rural ‘Justo Sierra Méndez’, de Cañada Honda, sólo puede comprenderse cabalmente recuperando esta historia y la presente realidad mexicana.

Ser mujer de bajos recursos y de zona rural evoca una intersección de identidades que el gobierno se niega a preservar. Por el contrario, sus acciones incrementan la desigualdad social al negarles una educación adecuada a sus necesidades y entorno. Esto se manifiesta en la larga lucha de las Cañadas que, año tras año, se ven en la necesidad de emprender.

Año tras año las jóvenes deben movilizarse para exigir el presupuesto prometido, mejorías en las instalaciones de su escuela y apoyo para ampliar la oferta educativa. La normal rural es un espacio de educación crítica y una de las pocas vías que tienen las mujeres de las zonas rurales para remontar las carencias que padecen.

El bello y necesario feminismo de las Cañadas se expresa en su defensa del normalismo rural y de su escuela para que ésta no deje de ser una institución femenil.

La autenticidad de la escuela es que es de ellas. El gobierno quiere opacar este movimiento deshaciendo su escuela; si en realidad quieren tener más alumnos, deben crear otra escuela rural mixta y dejar en paz Cañada Honda, porque es una escuela que está completa.

Trágicamente, por el sexismo en la época de Aurora Reyes, Atentado a los maestros rurales se conocía sólo por el nombre del cuadro y no por el de la pintora. Aurora Reyes, sin embargo, encontró la manera de denunciar el intento violento de ocultar la voz femenil y del feminismo al incluir en su pintura a la maestra rural sujetada y silenciada; las Cañadas de hoy en día enfrentan un sexismo más feroz.

El discurso de la SEP ubica a México en niveles de competitividad global, pero sus acciones nos indican que quiere lograr esto sin los mexicanos: 46.2 por ciento de los ciudadanos viven en un nivel de pobreza que impide poder alimentarse y educarse.

Que el Estado haya querido recortar la matrícula de admisión a Cañada Honda habría significado cancelar oportunidades de educación y movilidad social de las alumnas y de la comunidad rural. Habría implicado seguir dejando atrás la mitad de la población mexicana.

Las normalistas de Cañada Honda han dicho que es el único lugar donde pueden estar y estudiar.

Dan testimonio del acierto de una educación normalista con su valentía, el valorar su educación, el estar informadas de las metas del Estado hacia su escuela y oponerse razonadamente a éstas, en ser solidarias con sus alumnos y desear para ellos y todos los mexicanos una educación digna y completa.

Quitarles su futuro es quitarles su campo y arma de lucha; como expresó la maestra normalista Aída Hurtado: 'Su arma es su salón'.

 

 * Profesora de la Universidad de Carolina del Norte Wilmington y del Centro Samuel DuBois Cook de la Universidad de Duke. Su libro más reciente se titula ‘Tethering within and beyond the failures of the State with imagination, work and love’.

 

1Aurora Reyes; La primera muralista mexicana. Por Pilar Turu abril 4, 2015. Cultura Colectiva. http://culturacolectiva.com/aurora-reyes-la-primera-muralista-mexicana/

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nota mía: Respetuosamente me permití modificar levemente la estructura del artículo de Marta Sánchez, con la exclusiva finalidad de facilitar su lectura en el formato de Odiseo. Alfredo Macías Narro.  

Sección: Tema: Etiquetas:
Categorías: Portada

Cañada Honda; la dignidad de las normalistas

2017, Junio 6 - 09:43

Cañada Honda; la dignidad de las normalistas

*Escuela Normal Rural 'Justo Sierra Méndez. Créditos fotográficos a quien correspondan.

Luis Hernández Navarro

La Jornada/060617.

Ro Cortina es un joven locutor de radio en Aguascalientes. Conduce el programa Exafm, especializado en grandes éxitos de música juvenil, perteneciente a MVS. Le encanta subir a su página de Facebook fotos suyas en actitud de mira qué guapo y qué buena onda soy o con muchachas a su lado.

Pero, a juzgar por sus comentarios al aire, también tiene otras pasiones un poco menos frívolas: aborrece a los normalistas rurales. El pasado 2 de junio, a eso de las 4:20 de la tarde, tras comentar un bloqueo que las estudiantes de Cañada Honda habían hecho en Aguascalientes, dijo con el micrófono abierto:

'No nos faltan 46 (sic), nos sobran muchos que deberían de desaparecer en fosas clandestinas'.

De inmediato puso una canción.

El odio que personajes como Claudio X González y grupos como Mexicanos Primero han sembrado contra el nomalismo ha fructificado. La opinión del locutor es evidencia nada sutil de ello. Los 46 (43, en realidad) que desaparecieron son los jóvenes de Ayotzinapa. Quienes –según Ro Cortina– deben ser sepultadas en fosas clandestinas son las alumnas de la Escuela Normal Rural Justo Sierra Méndez de Cañada Honda, Aguascalientes.

Ese 2 de junio del comentario radiofónico fue un día intenso para las jóvenes normalistas rurales. Comenzó a las 6 de la mañana con la toma de las instalaciones del Instituto de Educación de Aguascalientes (IEA), para exigir, infructuosamente, ser atendidas por el Raúl Silva Perezchica, director general de la institución. A las 2, efectuaron una marcha, para conmemorar el séptimo aniversario de la represión gubernamental en su contra. Y ya encarreradas, junto a compañeros de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (Fecsm), bloquearon el crucero de avenida Siglo XXI y carretera 45 Norte. Finalmente, los antimotines las desalojaron a golpes, según dijo el mando a cargo de la operación: respetando sus derechos humanos.

La tarde del sábado la policía intentó meterse por la fuerza al plantel. Las muchachas se pegaron al portón e impidieron que entrara. Indignadas, dicen:

'No hemos hecho nada y nos responden de esa manera. En los últimos años, ser estudiante es peor que ser delincuente'.

Las jóvenes radicalizaron su lucha después de buscar inútilmente negociar en varias ocasiones con las autoridades gubernamentales. Explicó una de su voceras;

“Fuimos a las instancias correspondientes durante varios días, y no nos hicieron caso. Ya nos cansamos de tratar de hablar con ellos. Ni siquiera nos han mandado un comunicado. El gobierno miente al decir que hay mesas negociadoras. Ellos quieren que se haga lo que ya decidieron y punto.”

Las alumnas se oponen a los cambios que las autoridades educativas efectuaron a la convocatoria de ingreso de la normal rural, que convierte a la escuela en mixta (actualmente es sólo para mujeres) y reduce la matrícula de 120 a 100 estudiantes;

“Nos interesa la educación, nos seguimos preparando. Pero nos quieren quitar 20 lugares. Nos roban de cualquier manera.”

 Explica una estudiante;

“Queremos que nuestra escuela siga siendo exclusiva de mujeres. Queremos que se hagan las cosas como debe ser. Nosotras nos incorporamos en agosto, contamos con cuatro plantas que tienen diferentes academias. Si se llegan a meter los varones, ¿Dónde los acomodamos? ¿Tres por cama? Las camas son individuales.”

La Escuela Normal Rural 'Justo Sierra' se estableció en la casa grande de la ex hacienda 'Cañada Honda', afectada por la reforma agraria cardenista. Se fundó a raíz del incendio de la Escuela Regional del Soconusco en 1938 y se trasladó a Aguascalientes.

La normal es un internado en el que viven las estudiantes.

Las instalaciones son precarias y carecen de mantenimiento adecuado. Faltan docentes, materiales educativos y servicios médicos. Para los alimentos de las 358 alumnas se destinan 6 millones 700 mil pesos, es decir, 51 pesos al día por cada una de ellas. Una cantidad que funcionarios y comentaristas creen exorbitante.

Se forman allí como maestras muchachas provenientes de familias pobres de Aguascalientes, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí y Guanajuato. Su día comienza a las 6 de la mañana, aseando dormitorios y baños, haciendo tareas de cocina y arreglándose ellas mismas. Asisten a clases impecablemente uniformadas, peinadas y con los zapatos boleados. Además de estudiar, siembran maíz y alfalfa y engordan puercos. Tienen grupos musicales y deportivos.

Las calumnias que se han filtrado para estigmatizar a las jóvenes son de una bajeza y ruindad de antología. Un periódico de Aguascalientes publicó que “de por sí, la Normal 'Justo Sierra' no goza de buena fama, máxime que se sabe de la presencia, permanentemente de hombres que son los que según se cuenta, se encargan de ‘castigar’ a las muchachas que no se pliegan a las ‘normas’ de la organización que se ha creado a su interior”.

Las normalistas de 'Cañada Honda' tienen tras de sí una larga tradición de lucha y la solidaridad de los campesinos. Cuando en 1994 el entonces gobernador y hoy subsecretario de la SEP, Otto Granados, mandó a la policía para sacar a las muchachas de su dormitorio, los habitantes del municipio lo impidieron.

Fiel a esta tradición de resistencia, la maestra Aída Huerta, egresada de 'Cañada Honda' y hoy profesora en Querétaro, publicó un testimonio sobre su escuela en video. Allí explica sobre su escuela;

“Me recibió no teniendo nada y salí de allí teniendo todo. Me dio la mejor profesión, grandes satisfacciones. Tuve unos maestros excelentes que me enseñaron a ir más allá de un libro, más allá de un salón. Me enseñaron a llegar directamente a la vida de mis alumnos. Me dieron este anillo y me dijeron: ‘Dónde quiera que te pares pon en alto el nombre de tu escuela’. La escuela nos hizo iguales a todas. Me cuidó como una madre y no vamos a permitir que el abuso de la autoridad nos quite nuestra normal.

Queremos que nuestra escuela siga viva para que dé educación a más personas, como nosotros que ahora tenemos una vida digna.”

Contra dignidades como esa se topan las autoridades educativas.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nota mía: Respetuosamente me permití modificar levemente la estructura del artículo de Luis Hernández Navarro, con la exclusiva finalidad de facilitar su lectura en el formato de Odiseo. Alfredo Macías Narro.

Sección: Tema: Etiquetas:
Categorías: Portada

Entendimientos Gordillo-Morena

2017, Mayo 15 - 13:14

Entendimientos Gordillo-Morena

  • Desmemoria y pragmatismo
  • Yerno y enviado apoyan a Delfina

*Imagen 150517. Cortesía de Hernández y La Jornada. 

Astillero/Julio Hernández

La Jornada-150517.

La candidata Delfina Gómez tuvo dos acompañantes especiales durante un sabatino acto de apoyo que le ofrecieron algunos maestros del estado de México.

El más relevante fue José Fernando González Sánchez, yerno de Elba Esther Gordillo Morales, quien ocupó la poderosa Subsecretaría de Educación Básica en la SEP, durante la administración de Felipe Calderón Hinojosa, como uno de los pagos con cargo al presupuesto público que otorgó el panista michoacano a la cacica magisterial por el decisorio apoyo al fraude electoral de 2006 contra el movimiento que postuló como candidato presidencial a Andrés Manuel López Obrador (además de la subsecretaría para su yerno, Gordillo se hizo de la caja chica denominada Lotería Nacional y de la dirección general del Issste, donde colocó a Miguel Ángel Yunes Linares, ahora gobernador de Veracruz).

El papel de Elba Esther Gordillo en la concreción del fraude electoral en favor de Felipe Calderón Hinojosa fue más allá de la entrega de votos específicos del gremio magisterial: promovió ante gobernadores priístas eficaces maniobras de transferencia de sufragios de tres colores al blanco y azul (López Obrador reprodujo en el Zócalo capitalino, en 2006, audios en los que se escuchaba a la entonces dirigente sindical impulsando a tales mandatarios tricolores a redireccionar la maquinaria de fraude electoral hacia Calderón). En particular, su yerno González Sánchez impulsó a un miembro de su subgrupo político, a Luis Carlos Ugalde, para que la profesora Gordillo lo apadrinara para ser consejero presidente del Instituto Federal Electoral (IFE), que convalidó el fraude a López Obrador.

El otro invitado distinguido al acto que congregó a unas mil 200 personas en Tlalnepantla, con miembros de la sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (que décadas atrás dirigió la propia Gordillo), fue Rafael Ochoa Guzmán, una pieza política siempre manejada de manera rotunda por Elba Esther Gordillo, quien, en las cuotas de candidaturas asignadas al SNTE, lo hizo diputado federal, a nombre del PRI y, posteriormente, senador, a nombre del Partido Nueva Alianza, conocido como Panal (por haber sido dominado por una ‘Elbeja Reina’). Ocupó la secretaría general del SNTE en una condición rigurosamente subordinada a la jefa real del sindicato (de la misma manera que otros líderes de dicha organización lo estuvieron respecto de Gordillo). En 2014 se afilió al partido Movimiento Ciudadano, dirigido por el habilidoso Dante Delgado.

Una grabación, dada a conocer por el diario Reforma un día antes de la reunión del segmento gordillista mexiquense con la candidata de Morena, mostró a Ochoa Guzmán como receptor de indicaciones de Elba Esther Gordillo para apoyar a la maestra Delfina. Según lo registrado en la grabación:

“Está participando ahora en el estado de México como candidata Delfina; Es maestra, ¿Por qué no haces un esfuerzo? Yo sé que tú ya no quieres mucho meterle a eso y dar la cara, pero ayúdenle, es maestra”.

El entendimiento político de una representación emblemática del sindicalismo tradicional (corrupto y caciquil) con Morena (los dos inequívocos representantes de Gordillo, el yerno González Sánchez y el líder Ochoa Guzmán, sentados junto a Delfina Gómez en la mesa principal) tiene como antecedente otro acto de apoyo a la candidata texcocana. Fernando Espino, dirigente durante varios periodos del sindicato de trabajadores del Metro, figura concentradora de las peores calificaciones desde la izquierda, también fue recibido para convertirse en aliado electoral de la profesora Delfina.

Por lo demás, el acto de este sábado marca el reinicio de actividades políticas de la profesora Elba Esther Gordillo, desde un plano de rencorosa confrontación abierta con Enrique Peña Nieto, el priísta que decidió su caída (como Carlos Salinas decidió, el 23 de abril de 1989, la caída de Carlos Jonguitud Barrios, para dar el poder sindical a Gordillo) y que la mantiene en una especie de arraigo hospitalario, sin permitir que sea beneficiada por las disposiciones legales que deberían tenerla en alguna de sus lujosas propiedades, en cumplimiento domiciliario de la sentencia judicial que se le dictó por la reducida porción de delitos por los que fue procesada.

Además de la declaratoria de guerra electoral contra el peñismo, asociándose ni más ni menos que con AMLO, el principal adversario del grupo mexiquense en el poder, la profesora Gordillo ha hecho saber, por conducto de sus representantes antes mencionados, que sumará fuerzas contra la reforma educativa, en un posicionamiento que pretende colocar a la mentora chiapaneca como una sindicalista que defendió tan tenazmente a sus representados que fue víctima de una trampa judicial por parte de Peña Nieto.

Por lo pronto, está deseosa de recibir una amnistía política por parte del candidato presidencial de 2006, contra el que realizó fraude electoral…

 * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nota mía: Respetuosamente me permití modificar levemente la estructura del artículo de Julio Hernández y La Jornada, con la exclusiva finalidad de facilitar su lectura en el formato de Odiseo. Alfredo Macías Narro.

Sección: Tema: Etiquetas:
Categorías: Portada

‘‘Ser mujer, única culpa de Lesvy’’

2017, Mayo 9 - 10:16

 ‘‘Ser mujer, única culpa de Lesvy’’

  • Su madre evoca los sueños truncados de la joven

 

*Araceli Osorio, el pasado viernes (5 de mayo) en CU. Foto Carlos Ramos Mamahua

La Jornada/090517.

En la explanada de la Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México, el pasado viernes 5 de mayo, ante la manifestación convocada por universitarias (estudiantes, profesoras, investigadoras y trabajadoras) para exigir justicia en el feminicidio de Lesvy Berlín Osorio, la madre de la joven improvisó un claro mensaje diciendo quién era su hija, cuáles sus estudios, sus trabajos y sus sueños. Estas fueron las palabras de Araceli Osorio, trabajadora de la UNAM:

Adolfo Gilly

‘‘Mi hija se llama, precisamente, Lesvy Berlín porque, desde el inicio, creo que estaba destinada a otra cosa. Desde que nació, prácticamente, se violó un derecho de ella: a su papá, por ser extranjero, no le permitieron o no nos permitieron registrarla con los apellidos, argumentando que él en ese momento no contaba con su FM3".

‘‘Por esta cuestión mi hija de pronto se llamó Lesvy Berlín Osorio Martínez. Su papá y yo decidimos que llevara el nombre de Lesvy para que no se les olvidara a quienes tenían que ratificar que desde el inicio estuvo presente su padre y que no sólo tenía madre también tenía padre.

‘‘Mi hija, como decía hace un momento, si bien no estaba inscrita había cursado aquí, en el sistema universitario, el nivel de iniciación. Estaba en el CCH Sur. Por decisión propia ella optó por dejar un momento la escuela para dedicarse exclusivamente a trabajar.

‘‘Se separó de nosotros para vivir con su compañero y eso creo que no la estigmatiza ni la convierte en un ser despreciable, como pareciera que quieren hacer parecer no sólo a mi hija sino a muchas, muchas mujeres que toman decisiones porque tienen la capacidad de hacerlo, y que cuentan con el apoyo de los papás".

‘‘No es que seamos permisivos, sino que respetamos la decisión de ellos porque también ellos saben que las decisiones tienen consecuencias.

‘‘Les decía que ella había trabajado en el área de cafeterías; le encantaban los preparados y la cocina. Era muy buena y se había puesto a trabajar porque estaba estudiando idiomas. Tenía conocimiento de varias lenguas, como inglés, francés, italiano, catalán. No era alcohólica ni drogadicta, como se quiere hacer creer.

‘‘Precisamente, si nosotros no habíamos manifestado nuestra inconformidad es porque estábamos en un proceso tratando de entender qué estaba pasando. Quien ha sufrido esto sabe perfectamente de qué estamos hablando.

 ‘‘Yo lo que quiero recalcar es que no es posible que se siga cometiendo este tipo de abusos por parte de las autoridades, donde las mujeres siempre tenemos la culpa de lo que nos pasa, de nuestra realidad".

‘‘Pareciera que nos gusta sufrir porque así vivimos: vivimos con violencia porque somos tontas, vivimos en la pobreza porque somos flojas, vivimos de la vida fácil porque decidimos o tenemos la necesidad de trabajar u ofrecer nuestro cuerpo. Y entonces nos van creando un mundo donde las mujeres son lo peor. Ni siendo niñas nos salvamos de eso.

‘‘Quiero agradecerles por esta muestra de solidaridad con mi hija. En su momento, nosotros vamos a manifestar nuestra palabra y nos gustaría que de ella se haga eco, porque creo que esa, finalmente, era la ambición de mi hija. Ella no va a poder estar con nosotros de manera física –lo entendemos y estamos tratando de procesarlo y asimilarlo–, pero sí de esta manera.

‘‘Lesvy quería estudiar lenguas, le gustaban las artes, la filosofía, la lectura. Era extremadamente lectora desde los cinco años, porque decía que quería ser ciudadana del mundo: ‘Mamá, no quiero quedarme. Yo voy a andar por todos lados, entonces tengo que aprender’.

Creo que ella está con cada uno de ustedes, cada una de las personas que se están manifestando no sólo aquí, sino en otros lugares donde pueden tener otra religión, otro color de piel, otra lengua, y están manifestando su solidaridad con nuestra hija. Porque esto se armó prácticamente de un día para otro y vean la magnitud: cuando queremos hacer algo lo podemos hacer. Queremos que se escuche nuestra palabra y lo podemos hacer".

‘‘Les agradezco infinitamente por este espacio, por este foro. No debe ser la única vez. Creo que es momento para que nos podamos conocer y seguirnos manifestando y entrelazando nuestros dolores, sí, pero también nuestras esperanzas. No podemos ser un pueblo que viva del miedo, sino que tenemos que ser un pueblo con esperanza. Pero con una esperanza real, una esperanza bien entendida, no un eslogan. Yo les pido que no cesen en las formas en que puedan manifestarse, no sólo con la cuestión de nuestra hija, sino con todas las personas que ahorita no tienen voz. Si hay oportunidad de que se pueda crear este tipo de espacios, lo hagamos". 

‘‘Van pasando movimientos y parece que el Estado piensa que son momentos:

"El YoSoy132, los compañeros de Ayotzinapa. Y resulta que no, aquí estamos: está Atenco, están las autoridades independientes indígenas que brotan por todos lados con los gobiernos autónomos. Yo creo que cada uno de ustedes son ejemplo vivo de lo que también era mi hija. Veo sus caras, veo muchas esperanzas y veo que mi hija tenía una misión muy grande y estoy empezando a entenderla. Gracias por ayudarnos, porque a veces se nos olvida que no sólo somos cuerpo y mente; también existe la sensibilidad". 

‘‘Perdón que no pueda aportar más, pero lo haremos. Espero que haya oídos atentos y voces dispuestas a compartir estas experiencias, no para que lloremos ni nos lamentemos, sino para que sigamos adelante. Para que veamos que no estamos solas.

¡Ni una muerta más!

¡Ni un feminicidio más en la UNAM, ni en México, ni en ningún país o rincón del mundo! 

Gracias, muchísimas gracias.’’

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nota mía: Respetuosamente me permití modificar levemente la estructura de la nota deAdolfo Gilly y La Jornada, con la exclusiva finalidad de facilitar su lectura en el formato de Odiseo. Alfredo Macías Narro. 

Sección: Tema: Etiquetas:
Categorías: Portada

Fallará el nuevo modelo educativo sin el consenso de docentes

2017, Abril 28 - 09:11

Fallará el nuevo modelo educativo sin el consenso de docentes

  • Es un proyecto de polarización que nadie se compromete a aplicar, señalan en la UNAM
  • La reforma en el sector, engaño, mito y fraude
  • Déficit de 3% del PIB en rubro de la enseñanza

*Imagen cortesía de El Fisgón y La Jornada/270816.

Emir Olivares Alonso

 La Jornada/280417.

No hay datos que demuestren que la evaluación docente repercute en mejores prácticas de enseñanza y aprendizaje, señala Mario Rueda, ex presidente del INEE.

Especialistas en temas de enseñanza criticaron el nuevo modelo presentado por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y auguraron que fracasará porque no tiene el consenso de los actores del sector.

Durante el panel en el que se debatió el tema educativo, como parte de los foros universitarios 'La UNAM y los desafíos de la nación', investigadores de la casa de estudios señalaron;

"Hay un déficit de tres puntos porcentuales en el presupuesto que se debería destinar al sector, que el derecho a la enseñanza no se cumple y que la evaluación no garantiza la calidad". 

Imanol Ordorika, del Instituto de Investigaciones Económicas y titular de la Dirección General de Evaluación Institucional de la UNAM, subrayó;

"El llamado nuevo modelo educativo está condenado al fracaso. Esto, porque ni es modelo ni es nuevo, porque no cuenta con el consenso de quienes lo van a aplicar (los docentes) y porque nadie tiene el compromiso político con el mismo, pues se trata de un proyecto de polarización política y social. No lo hará, el aspirante presidencial Andrés Manuel López Obrador, pero tampoco lo haría el presidente del PRI, Enrique Ochoa Reza". 

Ordorika definió la reforma educativa como un engaño, un mito y un fraude.

"Engaño, porque nos han querido hacer creer que los problemas de la educación en México se deben a que los maestros son malos, poco comprometidos y corruptos; el mito es en la evaluación, cuando nos dicen que con base en ella se resuelve el problema, y el fraude porque hay un millón 200 mil maestros y la ley que ellos mismos hicieron los obligaría a evaluar al menos a 500 mil cada año, pero sólo lo han hecho 150 mil en este periodo, y lo siguen posponiendo para después de 2018, porque quién sabe cómo vienen las elecciones". 

Javier Mendoza, del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE) de la UNAM, señaló;

"La inversión pública en educación tiene un rezago fuerte. Los recursos destinados al sector en 2016 ascendieron a 1.2 billones de pesos, entre aportaciones públicas y privadas, esto es, 6.4 por ciento del PIB, pero si se considera sólo el gasto público, la cifra invertida fue de poco menos de un billón, equivalente a 5 por ciento del PIB. Esto está tres puntos porcentuales por debajo de lo que establece el artículo 25 de la Ley General de Educación, la cual mandata que el Estado (Federación, estados y municipios) debe destinar al menos 8 por ciento del PIB para el sector". 

Mario Rueda, también del ISSUE y ex presidente del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, resaltó;

"No hay datos que muestren que la evaluación docente repercuta en mejores prácticas de enseñanza y aprendizaje. Además, ya tenemos miles y miles de resultados que no son debidamente explotados y que podríamos usar para tomar medidas; algunas evaluaciones reiteran lo que ya sabíamos hace una década, por ejemplo, que los peores resultados de aprendizaje están asociados con estudiantes que tienen las peores condiciones. Eso ya lo sabemos, para qué hacemos otra vez esas pruebas a los mismos estudiantes, sobre todo si no se han tomado medidas al respecto".

Roberto Rodríguez, del Instituto de Investigaciones Sociales, señaló;

"En el país hay normas afirmativas en materia educativa, pero éstas no se cumplen, lo que lleva a un déficit en el derecho a la instrucción pública". 

Al inaugurar el foro, Hugo Casanova, coordinador de este panel, aseveró;

"La educación en México vive aún un déficit cuantitativo francamente incomprensible para un país que, de acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, (OCDE) es la undécima mayor economía del mundo. Si bien, en primaria y secundaria hay una cobertura de 97 y 93 por ciento, respectivamente, el resto de los niveles están por debajo de lo esperado".

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nota mía: Respetuosamente me permití modificar levemente la estructura de la nota de Emir Olivares Alonso, con la exclusiva finalidad de facilitar su lectura en el formato de Odiseo. Alfredo Macías Narro.

Sección: Tema: Etiquetas:
Categorías: Portada

El tiempo de Ayotzinapa, nuestro tiempo

2017, Abril 25 - 10:02

El tiempo de Ayotzinapa, nuestro tiempo

*'Los 43'. Imagen de dominio público.

Luis Hernández Navarro

La Jornada/250417.

De pie, delante de un librero, vestido con suéter azul marino, un joven de 87 años sostiene una pancarta con ambas manos, en la que envía un mensaje directo: ‘Mi solidaridad con las familias de los normalistas de Ayotzinapa y de los sacerdotes asesinados y desaparecidos en Guerrero. Nos faltan 43 y más’.

El hombre solitario que aparece en la foto del cubículo académico se llama Noam Chomsky. Es, a un tiempo, uno de los más prominentes lingüistas y uno de los más destacados intelectuales públicos del mundo.

Una distinguida dama de 84 años, pelo color platino y chaqueta roja, muestra un cartel con las fotos de los 43 normalistas desparecidos, y la consigna: ¡Vivos se los llevaron! ¡Con vida los queremos ya!

Está acompañada de familiares de los muchachos y por estudiantes de la ‘Raúl Isidro Burgos’. He recordado mi misma historia, la historia de mis compañeras las abuelas, que con lágrimas de no saber qué hacer empezamos la búsqueda, dice a los asistentes a un acto de solidaridad.

La mujer que defiende a los desaparecidos mexicanos es Estela Carlotto, la presidenta de la asociación argentina Abuelas de Plaza de Mayo. Sabe de qué habla. Durante 36 años buscó a su nieto, después de que su hija fue desaparecida y asesinada por la dictadura militar. Finalmente lo encontró.

El 8 de octubre de 2014, un pensador de 82 años, con pantalón y camisa de mezclilla se retrató en la Piazza Cardusio de Milán, Italia, rodeado de un grupo de unos 40 hombres y mujeres que enarbolan una bandera mexicana y varios carteles escritos a mano con exigencias en español e italiano. Uno reza: ‘Basta de violencia en nuestro México’. Protegido del frío otoñal por una larga chamarra café, carga una bolsa llena de libros y papeles.

El personaje de la fotografía es el semiólogo Umberto Eco. Año y medio más tarde falleció. La protesta en la que aparece fue convocada para exigir la presentación con vida de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala. Allí, el autor de ‘El nombre de la rosa’ leyó cada uno de los nombres de los normalistas.

En otra instantánea, un escritor argentino de 89 años, rodeado de plantas, con sus lentes y un vaso con un poco de vino sobre una mesa a su costado, muestra una cartulina escrita a mano con colores diferentes que dice: ‘Nos faltan... 43’.

La figura de la fotografía es Osvaldo Bayer, autor de un libro de culto: ‘La Patagonia rebelde’. Perseguido por los militares golpistas de su país, perdió todos sus bienes y tuvo que exiliarse en Alemania durante ocho años. Otros amigos suyos, como Haroldo Conti y Rodolfo Walsh, no pudieron hacerlo.

Estos cuatro retratos de Chomsky, Carlotto, Eco o Bayer, con sus rústicas cartulinas manuscritas no dicen que faltan 43 estudiantes... Afirman que NOS faltan 43. Nos faltan a todos.

Ese NOS (así, con mayúscula) es parte de una historia excepcional, que va más allá del compromiso individual de estos cuatro grandes pensadores contemporáneos: La de cientos de miles de personas en todo el planeta a las que la tragedia de Iguala sacudió y conmovió.

Hombres y mujeres que, a pesar de hablar en los más diversos idiomas y vivir en los lugares más remotos, han vencido la maldición de la Torre de Babel para decir a los familiares de los muchachos desaparecidos que no están solos en su búsqueda, que ellos los acompañan en su dolor y en su lucha.

Se trata de una historia de indignación y rabia, de solidaridad y fraternidad, a un tiempo perdurable y entrañable. De una historia que hoy, gracias al libro ‘El tiempo de Ayotzinapa’, de Carlos Martín Beristain, puede comprenderse mucho mejor.

A contracorriente de la narrativa oficiosa que busca difundir y legitimar la verdad histórica, ‘El tiempo de Ayotzinapa’ esclarece lo que verdaderamente sucedió con los normalistas la noche del 26 de septiembre y los días siguientes. Ante el camuflaje y la falsificación de los hechos promovidos desde el poder, el libro ordena y da sentido a la información disponible.

La tarea es doblemente compleja. Primero, porque de por sí esos son los modos de los encargados de la procuración de la justicia en el país. Y segundo, porque estamos ante un caso de desapariciones forzadas. Y, como advierte el autor;

“La misma desaparición forzada es una estrategia de confusión, en la que se oculta no sólo el destino del detenido, sino el propio hecho. Una estrategia en que la verdad se convierte en territorio en disputa como en ningún otro lado, en una especie de arena movediza”.

‘El tiempo de Ayotzinapa’ habla desde la aflicción de las víctimas. Escribe Carlos Beristain;

“Sin entender el dolor de la desaparición forzada no hay investigación posible, ni relación con los familiares que la acompañe”.

Lo hace escuchando a las víctimas y confiando en su palabra; Dice al describir tiempos de confusión;

“Para mí está claro que los estudiantes dicen la verdad”.

‘El tiempo de Ayotzinapa’ es un libro de libros, en el que discurren y se engarzan diferentes relatos organizados alrededor de un eje común: El de la noche de Iguala. Es una crónica sobre lo sucedido el 26 y 27 de septiembre de 2014, sobre la que se monta una nueva ‘Divina comedia’, que nos conduce a través de los círculos del infierno de la desaparición forzada en México.

‘El tiempo de Ayotzinapa’ hace el milagro de traducir los términos supertécnicos de informes forenses y expedientes judiciales a un lenguaje comprensible. Lo hace dejando en claro la responsabilidad en los hechos y en el ocultamiento de la información de muy poderosos funcionarios públicos, sin estridencias ni denuncias flamígeras.

A pesar de ser un relato sobre el dolor y de que el libro duele, no hay en ‘El tiempo de Ayotzinapa’ signo alguno de literatura plañidera. Beristain es capaz de encontrar esperanza en la tragedia, optimismo en el infortunio. Nombrando lo intolerable, cuida poner siempre por delante la extraordinaria capacidad de resistencia creativa de padres y estudiantes. El resultado final es conmovedor y entrañable.

La lectura de ‘El tiempo de Ayotzinapa’ puede ser una forma altamente provechosa de celebrar los 91 años de la Normal ‘Raúl Isidro Burgos’, de recordar nuestro tiempo.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nota mía: Respetuosamente me permití modificar levemente la estructura del artículo de Luis Hernández Navarro, con la exclusiva finalidad de facilitar su lectura en el formato de Odiseo. Alfredo Macías Narro.

Sección: Tema: Etiquetas:
Categorías: Portada

La partida de Sylvia Schmelkes

2017, Abril 22 - 10:08

La partida de Sylvia Schmelkes

*Imagen cortesía de Impulso Informativo.

Lev M. Velázquez Barriga*

La Jornada/220417.

Sylvia Schmelkes, socióloga e investigadora reconocida a nivel nacional e internacional, llegó a la presidencia de la junta de gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) generando grandes expectativas.

Hasta antes de ocupar el cargo, había cosechado un prestigio envidiable entre la comunidad educativa. Sin temor a equivocarme, me atrevo a decir que prácticamente no hay escuela de educación superior en el ámbito universitario y de la formación docente que no haya estudiado sus aportaciones en el tema de la interculturalidad. No es para menos, en un país como México que se caracteriza por su riqueza pluriétnica.

No obstante, a unos días de terminar su gestión al frente del INEE, se va, contradiciendo sus propias convicciones intelectuales.

Lamentablemente, lejos de haber implementado un modelo de evaluación respetuoso de la diversidad regional, cultural y lingüística, impulsó una propuesta que camina en dirección contraria a estos principios, cuya lógica orientada hacia la estandarización es invasiva, aculturizadora, discriminante de los pueblos originarios y reduccionista de los muchos Méxicos que se expresan en la diversidad social y geográfica, pero también de las formas varias en que los niños construyen, demuestran e interiorizan los aprendizajes escolares.

Schmelkes fue miembro connotada y reconocida en el medio académico, donde cultivó muchas amistades. Fue integrante del Consejo Mexicano de Investigación Educativa (Comie), el órgano de mayor prestigio en este campo, de donde emergen los primeros miembros de la junta de gobierno del INEE, ella incluida.

Sin embargo, hoy se retira de la presidencia de este organismo desoyendo y faltando a la confianza que sus compañeros depositaron en ella. Su actitud estrecha ante la opinión, muchas veces mesurada, del Comie, provocó la ruptura de un sector de este consejo (que se distanció de ella), con importante presencia en los medios de comunicación, en la opinión pública, credibilidad en el magisterio y las instituciones de gobierno.

La CNTE, que siempre ha sido escéptica de la reforma educativa, así como de las personas e instituciones que la instrumentan, confirmó las sospechas iniciales que relacionaban la poca independencia de la consejera presidenta, por sus antecedentes como asesora de la OCDE, los cuales marcaron el sometimiento de su gestión a los lineamientos empresariales que promovieron una evaluación para la precarización laboral.

Para los profesores que quizás nunca se pensaron involucrados en ninguna actitud de oposición a la reforma, la presidenta se va, dejando en ellos el descrédito y la decepción de quien fue parte de su formación inicial y de su preparación continua. Priva en muchos de ellos la convicción de que, con la evaluación punitiva, les da la puñalada por la espalda, ningunea la profesión docente, desconoce sus años de seguridad laboral y quebranta la satisfacción personal de haber escalado en el mérito a la carrera magisterial.

Sylvia Schmelkes deja resultados mediocres al frente del INEE.

Nunca pudo consolidar un instrumento que superara los errores que llevaron al examen Enlace a su desaparición. El Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (Planea) sigue siendo una prueba que hace tabula rasa de los alumnos. Además, ha padecido dificultades para aplicarse desde su origen: desde la insuficiencia presupuestal hasta la carencia de recursos humanos para llegar a un amplio sector. Su impacto en la interpretación del estatus cognitivo, social y escolar de los estudiantes no fue el esperado. La prueba internacional Pisa, diseñada por una institución ajena a lo educativo como la OCDE, es hasta hoy el principal termómetro para orientar la política gubernamental y se impone desde los grupos de empresarios nacionales, por encima de la supuesta autonomía del órgano evaluador reconocido constitucionalmente.

Los fracasos de la socióloga al frente del instituto no son pocos ni son defendibles.

Antes que reconocer la inviabilidad de la reforma no educativa y la necesidad imperiosa de cambiarla, por sus incongruencias constitucionales y por las evidentes incapacidades institucionales para instrumentarla, prefirió violar sistemáticamente la legislación que el INEE, los empresarios y el gobierno federal promovieron. En lugar de escuchar el descontento social y el desacato magisterial a la evaluación antipedagógica, prefirió ignorarlos.

Las omisiones saltan a la vista en sus últimos informes:

Apenas 10 por ciento de los docentes se han evaluado en tres años. En el mejor de los casos, la expectativa más optimista prevé que en la última calendarización en curso la cifra pueda llegar a 20 por ciento. Este hecho muestra que no se está cumpliendo con la legislación, la cual establece que en 2018 todos los maestros deberían estar evaluados en un lapso de cuatro años. Es así como podemos hablar de una muerte lenta de la reforma. Si accediera a darle un giro más formativo, voluntario y no castigador a la evaluación, se podría evitar la agonía de los próximos 10 años.

De cara a su retiro, Silvia Schmelkes no puede ignorar que su investidura quedó manchada con la sangre de los muertos que fueron víctimas de la evaluación policiaca y militarizada.

No puede dejarse de lado que, con su complicidad, fueron despedidos más de 600 maestros que se negaron a evaluarse en legítima defensa de su derecho a trabajar dignamente y a no arriesgar el sostén de sus familias.

Seguramente la despedirán en medio de un acto solemne, en el que le reconozcan sus logros y cualidades.

Sin embargo, para los maestros, normalistas, académicos, padres de familia e intelectuales de bien, quedará en las páginas de la educación mexicana como anfitriona de una historia de ineptitudes, fracasos, entreguismos y represiones.

* Doctor en pedagogía crítica

 * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nota mía: Respetuosamente me permití modificar levemente la estructura del artículo de Lev M. Velázquez Barriga, con la exclusiva finalidad de facilitar su lectura en el formato de Odiseo. Alfredo Macías Narro.

Sección: Tema: Etiquetas:
Categorías: Portada

Una oscura caverna del populismo

2017, Abril 20 - 09:20

Una oscura caverna del populismo

  • Tatiana Coll Lebedeff. Cortesía de <radiocoapatv.com>

Tatiana Coll

La Jornada/200417.

Hace unos 15 días el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa, dijo que México debe prevenirse para no caer en la 'oscura caverna del populismo', algo que ha venido repitiendo como eslogan electoral contra cualquier atisbo de posible cambio en el país.

A mí me pareció que esta expresión se adecuaba acertadamente para calificar la propuesta denominada Nuevo Modelo Educativo: ‘Educar para la libertad, parte medular de la reforma educativa’.

Es populismo electorero, del más burdo, decir que este gobierno pretende educar para la libertad, basta recordar a los 43 de Ayotzinapa, los maestros y periodistas impunemente asesinados. Ochoa Reza señaló que nunca el populismo y la demagogia serán el camino para la democracia y la libertad de una sociedad. Como dice el dicho popular, el burro hablando de orejas. No ha habido en la historia de este país, y de muchos otros, un ente político capaz de mayores cantidades de demagogia que el PRI y los gobiernos que ha encabezado durante años. Tal vez lo único comparable a su dosis de demagogia sea la del cinismo que esparce impunemente.

Esencialmente el mal llamado nuevo modelo, como ya señalamos junto con otros analistas, no tiene nada de nuevo, presentado por primera vez en 1971 por Edgar Faure tuvo una gran influencia mundial en aquellos años. Baste recordar en nuestro país las propuestas, esas sí innovadoras, de los CCH, de la UAM, incluso de la UPN, basada en procesos de investigación-exposición por parte de los alumnos como método pedagógico de aprender a aprender.

Propuestas que constituyeron verdaderas reformas educativas y que desgraciadamente se han venido desgastando y diluyendo a partir del embate de la educación neoliberal y sus manoseadas competencias y eficiencias.

A estas alturas, después de años y años de repetir la cantaleta de la calidad-evaluación, de la medición, de la estandarización, de la certificación y competitividad en el servicio educativo, etc…etc, resulta demagógico y fraudulento lanzar un nuevo modelo como el presentado por la SEP. En realidad no es más que una propuesta electorera para incautos. Un discurso oportunista para simular un cambio en un difícil periodo electoral, sembrado de corrupción por doquier.

La educación siempre ha sido el territorio preferido para construir este discurso electoral grandilocuente y aparentar un interés social inexistente. Si hubiera dudas al respecto, lo confirmó el mismo titular de la SEP al señalar que: No hay garantías de la continuidad de la reforma educativa y del modelo educativo’ (La Jornada 31/03/17). A menos, por supuesto, de que gane las elecciones el PRI. Ya es pues elemento de chantaje político-electoral.

Todos los maestros saben perfectamente que es un despropósito inoperante decir que habrá autonomía curricular y de gestión escolar, estando sujetos al control de SEP y a las evaluaciones del Servicio Profesional Docente (SPD).

El documento del nuevo modelo presenta 14 innovaciones, la mayoría de ellas obviedades. La primera dice: Articula los componentes del sistema educativo’, la segunda es inmejorable: ‘Se formula de manera explícita’, o la cuarta: Selecciona aprendizajes clave y los articula con los contenidos’, ¿entonces nada de esto ocurría en los modelos anteriores? La sexta se refiere a la autonomía curricular, dicha autonomía en realidad se reduce a una o dos horas/semana, sobre temas predeterminados o talleres ya existentes ¿pretenden convencer a alguien? La octava señala que La autonomía de gestión se dará bajo el liderazgo del personal directivo’ ¡faltaba más!

El conjunto descansa sobre la esperanza de que los estudiantes deben ser resilientes y los maestros también. Una oscura caverna de demagogia.

El más reciente debate entre el INEE y la SEP parece reflejar lo que ya hemos señalado hasta el cansancio;

La imposibilidad de aplicar este sistema de evaluaciones al millón y medio de profesores. Apenas llevan 150 mil sumados los de 2015 y 2016, 10 por ciento. Si este año se lanzan por otros 150 mil en plena campaña electoral requerirán de una movilización policiaca brutal. Además, en 2019 tendría que empezar de nuevo la evaluación de los primeros, sin haber avanzado más allá de 30 por ciento en el mejor de los casos. 

Henry Giroux, conocido teórico y profesor, ha presentado un ‘Manifiesto para la pedagogía crítica’: las reformas que golpean a los profesores nunca van a tener éxito, en el cual, entre muchas otras cosas, plantea;

‘Desde la década de 1980, las escuelas se han convertido cada vez más en centros de pruebas que desactivan a los maestros y estudiantes, por ello si los multimillonarios de derecha y los apóstoles del poder corporativo continúan por este camino las escuelas se convierten en zonas muertas de la imaginación’. 

Estuvimos hace unos días en el Primer Congreso de la Asamblea Estatal Democrática (CNTE) de la Sección 40 de Chiapas, donde cientos de maestros interesados, creativos, debatidores incansables, perfilaron las propuestas de una educación alternativa y necesaria, una educación comunitaria y liberadora.

Ese es el único camino para recuperar la escuela pública.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nota mía: Respetuosamente me permití modificar levemente la estructura del artículo de Tatiana Coll Lebedeff, con la exclusiva finalidad de facilitar su lectura en el formato de Odiseo. Alfredo Macías Narro.

Sección: Tema: Etiquetas:
Categorías: Portada

ARQUITECTURA/AUTOGOBIERNO; experiencia académica formadora de vida

2017, Abril 12 - 10:55

El Autogobierno de la Escuela Nacional de Arquitectura.

Movimientos Democráticos en la UNAM-III (1972-1980).

      *Alfredo Macías Narro/Reedición 2017

A manera de introducción

Han pasado ya 45 años, desde aquel  ya lejano 11 de abril de 1972, en que la proclama de creación del Autogobierno de la entonces Escuela Nacional de Arquitectura de la UNAM emergió con la fuerza inquebrantable de una marea furiosa y llena de dignidad, en que sus postulados teóricos, desde el ámbito de una política crítica y autonómica y con una visión de largo alcance plena de pertinencia, basada en los principios marxistas, se hace presente hoy más que nunca antes en que la derecha rupestre y retrógrada se ha hecho con la educación pública y la está convirtiendo en una mercancía de cambio, sujeta a las leyes neoliberales del mercado.

Vaya esto no sólo como un recordatorio a todas y todos mis compañeros de lucha de entonces, estudiantes, trabajadores y maestros, sino como un llamado a la unión fraterna y solidaria con el digno magisterio que lucha hoy contra la imposición de un sistema educativo enajenante y esclavista.

¡UNIDOS VENCIMOS AYER… UNIDOS VENCEREMOS HOY!

1. En la Escuela Nacional de Arquitectura, desde 1966, un pequeño grupo de estudiantes había logrado incorporar a tres profesores de la Facultad de Economía y a uno de Filosofía, para romper con el monopolio de los arquitectos-empresarios que, lo mismo enseñaban resistencia de materiales, que historia del arte. El Movimiento del 68 trajo, como una consecuencia inmediata, la línea de trabajo-estudio autogestiva, vinculada a las necesidades populares más urgentes, a diferencia de los ejercicios teóricos y caprichosos.

Orgullosamente, nació la primera brigada constituida por trabajadores, profesores y estudiantes, con el apoyo relativamente exitoso del pueblo de Topilejo, agredido por el atropellamiento de un vecino, por una unidad del transporte público. 

Así, da inicio formalmente, el 11 de abril de 1972, un largo proceso de lucha académico-política y culmina con la aprobación de la propuesta de Plan de Estudios de Autogobierno (Unidad Académica de los Talleres de Número) de la Escuela Nacional de Arquitectura de la UNAM, cuya estructura manifestaba una novedosa manera de concebir el proceso de enseñanza aprendizaje de la arquitectura, siendo aprobado por el Consejo Universitario en 1976.

“En el mes de abril de 1972 se define en la Escuela Nacional de Arquitectura de la Universidad (Nacional) Autónoma de México, (ENA-UNAM) un movimiento académico, pedagógico y administrativo, que plantea la urgente necesidad de cambio en los planes de estudio, en los modelos de enseñanza-aprendizaje y en los organismos administrativos para adecuar la formación de los arquitectos a una realidad que hasta la fecha fue ignorada en la escuela. La enseñanza toma otro rumbo distinto, basado en los objetivos planteados por esta corriente renovadora llamada AUTOGOBIERNO…”

[1]

2. Este plan de estudios, se orientaba hacia el cumplimiento de los objetivos centrales del Autogobierno, puestos de manifiesto en desplegados, marchas, mítines, volantes, plantones y conferencias, orientados hacia formar un nuevo profesional de la arquitectura, acorde con los acuciantes problemas sociales, particularmente, los de vivienda popular; asimismo, se buscaba democratizar la enseñanza, a la par de las formas de gobierno de la institución y, de ese modo, aportar a la Universidad un modelo viable, tanto para su transformación en una Universidad científica, como para definir su orientación político-social democrática y vinculada a las luchas populares.

Los SEIS OBJETIVOS, determinados democráticamente por la comunidad del autogobierno, y que fueron proclamados en asamblea plenaria el 11 de abril de 1972, son:

  • TOTALIZACIÓN DE CONOCIMIENTOS. El estudiante debe comprender las repercusiones sociales, económicas y políticas durante la adquisición de sus conocimientos y dentro de su práctica que desarrollen en la sociedad por transformarla. 
  • DIÁLOGO CRÍTICO. El proceso educativo debe ser un constante diálogo en el cual se analice y se critique, y en donde el profesor y estudiante participen activamente y es así como el profesor dejará de ser un emisor y el alumno un simple receptor. 
  • CONOCIMIENTO DE LA REALIDAD NACIONAL. En la medida que el hombre conozca y comprenda la realidad nacional de su época, podrá interferirla y transformarla, no será un simple espectador, sino que será un ser activo, crítico y transformador. 
  • VINCULACIÓN AL PUEBLO. Nuestros conocimientos deberán ser enfocados a la solución de necesidades de la población obrera, campesina, colonos y pueblo en general, en el camino desarrollar la educación con y junto al pueblo.  
  •  PRAXIS. Es la capacidad de demostrar si nuestros conocimientos son correctos, mediante la asimilación crítica de los resultados objetivos de nuestra práctica social; luchamos porque la teoría, la podamos comprobar, además de enriquecerla con la práctica. 
  •  AUTOGESTIÓN. Que seamos seres capaces de gobernar nuestras propias vidas, de elegir nuestras tareas dentro de esta sociedad y que nuestros destinos no dependan de otros o de las circunstancias. La autogestión, es la forma viva y crítica del pensamiento militante y activo, es la conciencia de lo que significa estudiar, conocer y actuar dentro de una perspectiva de cambio de las estructuras sociales.  

3. El Autogobierno de la ENA, fue un movimiento educativo intenso que, precisamente a través de sus propuestas y acciones académicas, políticas y administrativas, se convirtió en la respuesta universitaria a un obsoleto y anquilosado sistema educativo, que rápidamente trascendió, en una primera instancia, las fronteras del área metropolitana y después las nacionales, para convertirse en un parteaguas en la enseñanza-aprendizaje de la arquitectura, tomándose, incluso, como modelo a seguir por otras escuelas de arquitectura, tanto nacionales como de otros países.

Sus méritos fueron ampliamente reconocidos; su incursión en concursos internacionales de arquitectura, se vio coronada por numerosos premios; la intensa y comprometida participación del sector académico, permitió la factura de interesantes publicaciones que, generalmente, se convertían en complemento didáctico indispensable para el estudiante.

Al romper con la vieja costumbre de subordinación en la relación profesor-alumno, se formaron generaciones de arquitectos críticos y propositivos, que ofrecieran alternativas acordes con la realidad de ese momento histórico; mediante la vinculación popular, se atendieron infinitas demandas urbano-arquitectónicas de la población más desprotegida, lo mismo en la Ciudad de México, que en asentamientos del interior de la república. 

“El estudiante autogobiernista se sentía comprometido con el sector de la sociedad para la que trabajaba con base en temas reales, y gustosamente acudía, ya fuese a la colonia Héroes de Padierna2]

o a San Cristóbal de las Casas, Chiapas, a colaborar con la solución de problemas urbanos o arquitectónicos…”3] 

4. En este tenor, hasta el mes de septiembre de 1973, las opciones encontradas de vinculación popular ofrecían al Autogobierno (salvo alguna excepción, como la extraordinaria integración lograda por los compañeros del Taller 2, con los colonos del barrio marginal, denominado “Campamento 2 de octubre”, en el perímetro de la delegación Iztacalco, D. F. y que fue definitorio del trazo urbano actual del mismo, hoy oficialmente llamada colonia Benito Juárez.) pocas posibilidades reales de concreción.  

Una gran oportunidad, se presentó en octubre de ese año, cuando se apersonaron en la ENA- AUTOGOBIERNO un grupo de obreros, provenientes del complejo industrial ubicado en Cd. Sahagún, Hgo., líderes sindicales de tres agrupaciones gremiales, correspondientes a las empresas Diesel Nacional, S. A. (DINA), Siderúrgica Nacional, S. A. (SIDENA) y Constructora Nacional de Carros de Ferrocarril (CNCF), planteando de manera directa la necesidad de vivienda para los trabajadores agremiados, mediante la aplicación de fondos otorgados por el Instituto Nacional del Fondo de  Vivienda para Trabajadores (INFONAVIT). 

  • INTERROGANTES

EN LO POLÍTICO:

  • ¿Cómo establecer la vinculación con los trabajadores?
  • ¿Cómo ganar la confianza de la base trabajadora?
  • ¿Cómo se debe entender la participación de los trabajadores de base en el tema?
  • ¿De qué índole fue la relación con el Infonavit?
  • ¿Qué hacer con los honorarios pagados por el Infonavit, por concepto de trabajo de diseño? 

EN LO ACADÉMICO:

  • ¿Cómo establecer la organización de la ENA-AUTOGOBIERNO?
  • ¿Qué tiempo académico destinar al tema? 
  • ¿Cómo establecer el proceso autogestivo con la planta docente?
  • ¿Cómo manejar la Autogestión, en la estructura en proceso de consolidación incipiente         de la ENA-AUTOGOBIERNO?
  • ¿Cómo demostrar y validar el aprendizaje individual autogestivamente logrado? 

Tales problemas, eran impredecibles, dada la carencia de experiencias semejantes. El paso del tiempo y la maduración del manejo del propio tema, por parte del GEP-2[4], fue demostrando que, algunos de los supuestos teóricos de partida, iban quedando rebasados por las exigencias de la realidad.  

“Aprendemos comprometiéndonos con la realidad” GEP-2 

Responder a las interrogantes planteadas, exigió un esfuerzo extraordinario al grupo, para establecer las condiciones de vinculación y colaboración suficientes con la base trabajadora, al tiempo que conciliarlas con la finalidad de dar sustento a uno de los objetivos básicos de la ENA-AUTOGOBIERNO y era la vinculación con el pueblo.

Este postulado presentó, (originariamente en este tema y posteriormente en los sucesivos, al recuperar y difundir entre la comunidad de la ENA-AUTOGOBIERNO las experiencias organizadas)  de inicio, un problema político-ideológico importante y era que, durante largo tiempo, solamente hubo contacto con las cúpulas sindicales (las comisiones de vivienda de los tres gremios sindicales, aunque el oficialista sindicato de la CNCF se retiró de la agrupación). 

Por otra parte, en la ENA-AUTOGOBIERNO, se enfrentaba el problema de dilucidar si era correcto entablar relación con el Infonavit, organismo gubernamental de la administración del entonces presidente Luis Echeverría Álvarez, cuestionado severamente por su responsabilidad en las masacres del 2 de octubre de 1968 y del 10 de junio de 1971. Este problema fue superado, por la constante comunicación, establecida democráticamente al interior de la escuela; al respecto, se hizo ver a las claras que, la relación vinculatoria, era con los obreros, no con el Infonavit. 

“… se acordó, en pleno ejercicio democrático de los interesados, que durante el inicio de las negociaciones con el Infonavit, la escuela será el Asesor Técnico de los trabajadores y correspondería a ellos el determinar, llegado el caso, la conveniencia de nuestra participación (…) buscar la vinculación con ellos en la medida que nuestra colaboración y trabajo fuera útil para sus propios intereses; en este caso, las viviendas”.

[5]

Este problema, fue resuelto por el GEP-2/Supervisión, marcando una nueva pauta en los procesos académicos, trasladándose a vivir a Cd. Sahagún y trabajar en la supervisión de la construcción física de las 140 viviendas; comenzó a lograr paulatinos pero significativos acercamientos directamente con la base trabajadora, (con la oposición de los politiqueros técnicos del Infonavit y de las nuevas cúpulas sindicales), al mostrar los avances de los trabajos en asambleas cada vez más concurridas y organizando visitas al sitio de la obra y, lo más importante, haciendo del conocimiento pleno de la base trabajadora que el interés político de la ENA-AUTOGOBIERNO estribaba, justamente, en la vinculación con la clase obrera, como tal: 

“… en la medida que los propios trabajadores habían solicitado nuestra participación en el problema, se consideró que el único punto de unión con ellos sería la demostración objetiva de nuestra capacidad técnica, ya que el interés era de vincularnos con la clase obrera (…) Es cierto también, que la vinculación, como objetivo del Autogobierno representa implicaciones políticas e ideológicas, además de las académicas”.

[6] 

[1]

  Introducción a la Tesis Profesional colectiva: “Experiencia académica de la ENA-AUTOGOBIERNO en base a un tema real de vivienda obrera en Cd. Sahagún, Hgo.” Contreras Rodríguez Silvia, Iturbe Bonilla Ma. Elsa, Pozo Pereyra Víctor Manuel del, Rodríguez Becerra Efraín, Silva Hidalgo Roberto, Vargas Pino Juan Gerardo y Vázquez Días Gerardo. Méx. 1977.

[2]

Colonia popular del sur de la Ciudad de México, con alto índice de marginalidad. (N. del A.)

[3]

La Escuela Nacional de Arquitectura a 30 años de autogobierno”. Óscar A. Santa Ana Dueñas/Egresado de la ENA/AUTOGOBIERNO. www.esmas.com/cultura/identidades/230931.html.

[4]

Siglas del Grupo Experimental Piloto No. 2

[5]

Contreras Rodríguez Silvia y otros. Op.cit. 

[6]

Contreras Rodríguez Silvia y otros. Op.cit.

Sección: Tema: Etiquetas:
Categorías: Portada