Identidad profesional del ser maestro

Autor: 

IMG_2252Teresita de J. Durán Vela

Asesor Técnico Pedagógico en Educación Especial

Resumen: En la historia de la humanidad, el maestro es un personaje clave,  en cualquier cultura o época, es considerado como  faro que guía el desarrollo humano y  el progreso  de los pueblos. Sus enseñanzas cimientan el saber que a lo largo de la vida, son la base para el crecimiento personal; con su ejemplo,   se perfilan nuevas conductas y se bosquejan actitudes. Los  maestros  dejan huella en sus discípulos, algunas veces de manera positiva y otras negativas. El maestro es un agente con potencial para transformar  el entorno escolar, facilitar el aprendizaje de sus alumnos mediante el planteamiento de situaciones problemáticas de la vida diaria que  requieren ser  resueltas; su  inteligencia, apuntala la capacidad creadora y emocional para construir escenarios didácticos apropiados a los intereses de los educandos. Su intuición se perfecciona con el  conocimiento del campo disciplinar a enseñar y el saber hacer, ¿qué y cómo enseñar? ¿Cómo alimentar la pasión por enseñar y convertirse en buen maestro? ¿Por qué es necesario fortalecer los principios de la profesión docente? La autoevaluación es el primer canal para analizar y reflexionar, el intercambio de experiencias entre colegas,  los cursos de actualización y  el análisis del rendimiento académico de los alumnos, son algunas fuentes de enriquecimiento que el educador debe valorar para inspirar su desarrollo profesional.

Palabras clave: Maestro, Identidad profesional, Desarrollo profesional, Crecimiento personal

Recibido:  Septiembre de 2012; aceptado para su publicación: noviembre de 2012

Planteamiento de la temática, problema o necesidad

Actualmente, las actitudes y desempeño de los maestros mexicanos son  tema de crítica y discusión; por una parte, la calidad de su actuación en el contexto escolar y su vinculación con la comunidad, refleja el compromiso con la identidad profesional y competencias docentes desarrolladas; por otra, el desempeño  académico de los estudiantes y los resultados de las evaluaciones institucionales, son indicadores que se utilizan para desacreditar o en su caso reconocer la loable tarea realizada por los educadores.

El presente y el futuro de este siglo globalizado  está direccionando la formación y el desarrollo profesional de los docentes,  éstos, no pueden conformarse con los instrumentos de antaño, ni sumirse en las técnicas expositivas, la copia o el dictado de leyes, fórmulas y teorías; el enfoque de la educación por competencias,  los intereses de los estudiantes, la propia naturaleza de los grupos en los colegios, el acceso a las tecnologías de la información,   demanda un replanteamiento de los modelos didácticos, organizativos y en consecuencia de las prácticas docentes. ¿Qué aprenden mis alumnos? ¿Cómo aprenden? ¿Por qué  y para qué asisten los jóvenes a la escuela? ¿Qué enseño? Son algunos cuestionamientos vigentes que deben orientar las prácticas pedagógicas en el aula.

Preguntas generadoras de análisis

        ¿En qué momento cambió la cultura laboral de los educadores? ¿A qué se debe el predominio de actitudes de conformismo, pasividad y mediocridad en algunos integrantes del gremio magisterial? ¿Dónde están los maestros extraordinarios? ¿Por qué algunos mentores desecharon los valores y principios éticos de la profesión? ¿Cuáles son las expectativas de la sociedad en la actualidad? ¿Estarán dispuestos los profesores a marcar la diferencia, a tener expectativas de realización personal y trascender como maestros?  Estas son algunas pautas  que   invitan a reflexionar sobre  la identidad profesional.

¿Por qué y para qué repensar la identidad profesional del Ser maestro? ¿Por qué apostar a la revalorización de la carrera docente? Cuando el docente tiene autodeterminación para dialogar consigo mismo, seguramente tiene respuestas a cuestionamientos como: ¿Qué significa ser maestro? ¿Por qué decidí ser maestro?

¿Qué espero de esta profesión? Es una pregunta básica. Si la persona que ejerce la profesión, tiene la convicción de su misión como maestro y  define un proyecto de vida profesional que impulse su propio crecimiento personal, estimule su desempeño laboral y motive su desarrollo, se dirige con pasos firmes a  su autorrealización.

Descripción de las formas en que ha sido abordada

Con la finalidad de ofrecer a los maestros de nuevo ingreso de educación básica en la entidad, una bienvenida y el inicio de un proceso formativo, se presentó el Proyecto Importancia de Ser Maestro. Esta propuesta es al mismo tiempo una estrategia congruente con los principios del Programa Sectorial  2010-2015 de la Secretaría de Educación en el estado de Campeche, y con las recomendaciones del Curso básico Relevancia de la profesión docente en la escuela del nuevo milenio (agosto 2011), implementado por la Secretaría de Educación Pública.

Está dirigido a maestros de nuevo ingreso  que obtuvieron una plaza docente mediante el examen de asignación de plazas emanadas de la Alianza por la calidad de la educación.  Los propósitos generales  fueron: sensibilizarlos   acerca del valor de la identidad profesional y sus implicaciones en la calidad de la práctica educativa; y ofrecer espacios de análisis y reflexión, sobre los valores profesionales y actitudes positivas del docente, que contribuyan a la formación de su identidad profesional.

Su operatividad se basó en  la realización de un Taller de sensibilización, con una duración de cuatro sesiones, de 5 horas cada una. Incluyó momentos de reflexión, con sesiones vivenciales  y temáticas (autoestima, liderazgo, identidad profesional, fases de la carrera docente, proyecto de vida, etc.…) para fortalecer  competencias sobre los valores profesionales y actitudes positivas del docente, que contribuyan a la formación de su identidad profesional y al compromiso con la educación pública en el estado.

Resultados

De enero 2011 a enero 2012, participaron 340 maestros de nuevo ingreso de los diferentes niveles y modalidades de educación básica.

Niveles

Enero 2011

Septiembre 2011

Enero 2012

Total

Preescolar

31

12

28

71

Primaria

15

10

60

85

Telesecundaria

10

5

3

18

Secundarias Técnicas

11

7

15

33

Secundarias Generales

24

8

5

37

Educación Especial

51

7

2

60

Educación Física

9

0

1

10

Educación Indígena

16

5

5

26

Total

167

54

119

340

 

Para  conocer las características del universo de docentes nuevos y sus opiniones respecto a la profesión, se aplicaron encuestas personales a una muestra seleccionada. El instrumento, consistió en una entrevista escrita. En  la primera parte, indaga aspectos como sexo,  preparación académica y edad; en la segunda parte, hace referencia, a cuestionamientos como: ¿Por qué decidir ser maestro? ¿Por qué decidí trabajar en educación? ¿Estoy satisfecho con mi profesión?, entre otras.  En total, se aplicaron 236 encuestas.

Gráfica 1. Muestra de maestros encuestados

De esa muestra, 158 son del sexo femenino y 78 del sexo masculino; 209 docentes tienen nivel de licenciatura y 19 están cursando estudios de maestría. El rango de edad  de mayor frecuencia fue de 20 a 25 años, lo cual indica que se trata de una generación de jóvenes educadores.

Gráfica 2. Rangos de edad de los maestros encuestados

Para los cuestionamientos ¿Por qué decidí ser maestro? y ¿Por qué decidí trabajar en la educación? los indicadores Por ser una carrera humanista y Vocación fueron las opciones elegidas por la mayoría, tal como se aprecia en los siguientes gráficos:

Gráfica 3. Respuesta a la pregunta ¿Por qué decidí ser maestro?

 

Gráfica 4. Frecuencia de respuesta de ¿Por qué decidí trabajar en la educación?

Conclusiones

  • La profesión docente es compleja, dinámica y gratificante. Significa  vocación de servicio, una tarea humana, noble y digna; no un empleo común, cuyo salario compensa la jornada laboral, más que un trabajo, es oportunidad para el crecimiento personal, es un acto de amor y de perfectibilidad humana. Ninguna tableta o vitamina dosifica los nutrientes del saber, es la educación y la espiritualidad para modelar la vida del ser humano,  lo que distingue el ejercicio de esta  profesión de cualquier actividad laboral.
  • Dignificar la profesión docente corresponde a cada educador. El mejor reconocimiento viene de los alumnos, de los padres, del pueblo y la comunidad a la que se sirve, del respeto;  no por los años de servicio a la educación  o por el tiempo de haber devengado un sueldo, sino por haber sido un ¡Maestro Extraordinario!
  • La docencia es una profesión gratificante,  pone de manifiesto sentimientos y valores. Una profesión altamente humanista, cuya misión engrandece el corazón, fortalece la vocación de servir con generosidad y humildad.
  • Clarificar los valores y vivirlos en la escuela, así como valorar la profesión docente es  condición imprescindible para lograr un cambio cualitativo y la mejora de la calidad del desempeño personal e institucional.
  • Cada docente es responsable de su identidad. Su actuación personal y profesional, refleja un ejemplo que estimula a sus alumnos en el proceso de formación como persona.
  • La práctica formativa a partir de las experiencias concretas promueve el replanteamiento constante de la práctica pedagógica como parte de un proceso significativo de desarrollo profesional.
  • Un docente comprometido con su carrera, busca, propone, actúa con gran responsabilidad y no se conforma con lo establecido; cree en el potencial humano y reflexiona sobre su práctica, conserva una actitud de éxito y  tiene el valor de trascender en su profesión.
  • El docente con identidad profesional tiene un compromiso consigo mismo, cree que su labor es importante para el crecimiento de sus alumnos, porque ambos son  personas inteligentes y ciudadanos de buena voluntad. Eso lo obliga   mantener la esperanza y la motivación para trascender, educar, elevar su nivel vital y personal.

Referencias

Araneda Garcés, N. Principios y valores en la vida educacional. Conferencia. Campeche, México, 2004.

Day, C. Pasión por enseñar. La identidad personal y profesional del docente y sus valores. Ed. Narcea, Madrid, 2007, 212 p.

Durán, T. (2005) Atención educativa a la diversidad. Una filosofía, un desafío. http://www.odiseo.com

Durán, T. La responsabilidad social del docente en Educación Especial. Campeche, México. 2004, 49 p.

Latapí, P. ¿Cómo aprenden los maestros? Cuadernos de discusión. México, 2004.

Imbernón, F. La formación y el desarrollo profesional del profesorado. Ed. Graó. 1994, p. 45-47

Martínez, M. El contrato moral del profesorado. SEP. México, 2000. 134 p.

Namo de Mello, G. Nuevas propuestas para la gestión educativa. SEP. México, 2004, 112 p.

Schmelkes, S. La formación de valores en la educación básica. SEP. México, 2004, 159 p.

Sege, P. La quinta disciplina.

Ramírez, I. El compromiso ético del docente. Revista iberoamericana de educación. http://oie.com.es

Sección: 

Tema: 

Etiquetas: 

1 comentario