Principios didácticos en la formación de profesores de Informática

Autor: 

Lic. Sergio Martínez Maillo y MSc. Marlen Rosales Rodríguez

Resumen: El presente artículo es resultado de la tesis en opción al título de Doctor en Ciencias pedagógicas “Modelo didáctico para el desarrollo de la competencia elaborar programas informáticos en los estudiantes de la especialidad Informática de las Universidades de Ciencias Pedagógicas. El mismo aborda la importancia de los principios didácticos en la formación de profesores de la especialidad Informática como parte de su proceso de preparación permanente donde la formación inicial es un período fundamental en el que se comienzan a desarrollar las bases de su desempeño.

Palabras Claves: Competencia, Principios didácticos.

Introducción

La formación del profesional de la docencia tiene múltiples exigencias, algunas de las cuales se satisfacen en el marco de la institución formadora. Otras, se verán convertidas en capacidades pedagógicas básicas para el desempeño durante la etapa en que el futuro maestro se enfrente a sus tareas con carácter profesional. De una forma u otra y teniendo en cuenta que en nuestro contexto nacional la práctica profesional juega una función determinante, el maestro en la actualidad necesita estar preparado teórica y prácticamente para el trabajo con los medios de enseñanza, por ser esta una necesidad básica y un reto social que le impone la época actual.

Del mismo modo, la formación del profesional en las condiciones actuales exige de las instituciones encargadas de esta tarea una alta preparación para la ejecución de los procesos correspondientes. Las Universidades de Ciencias Pedagógicas son responsables, en el proceso formativo del profesional de la educación, de lograr que este sea altamente competitivo en sus esferas de actuación, capaz de transformar su entorno social, a partir de la preparación cultural integral que alcanza y de propiciar la profesionalización temprana, sobre la base de posibilitar el desarrollo de sus potencialidades.

Por otra parte, el informe presentado a la UNESCO por la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI, plantea la necesidad de ir “de la noción de calificación a la de competencia, como parte importante del aprender a hacer con el fin de adquirir no solo una calificación profesional, sino una competencia que capacite al individuo para hacer frente a gran número de situaciones y a trabajar en equipo. Pero también, aprender a hacer en el marco de las distintas experiencias sociales o de trabajo que se ofrecen a los jóvenes y adolescentes, bien espontáneamente a causa del contexto social o nacional”(Delors, J., 1996).

Es por ello que hoy el papel de los profesores no es solamente explicar conocimientos que tendrán una vigencia limitada, sino ayudar a los estudiantes a "aprender a aprender" de manera autónoma en esta cultura del cambio, debe ser un mediador del aprendizaje de los estudiantes, promover su desarrollo cognitivo y personal mediante actividades críticas reflexivas, aplicativas teniendo en cuenta sus características (formación centrada en el alumno) para que de esta manera construyan su propio conocimiento sin limitarse a realizar una simple memorización de la información convirtiéndose en simples receptores pasivos.

En este sentido los rasgos fundamentales del profesor como mediador del aprendizaje según (Tébar, L., 2003) son:

  • Es un experto que domina los contenidos, planifica (pero es flexible).
  • Establece metas: perseverancia, hábitos de estudio, autoestima, metacognición; siendo su principal objetivo que el mediado construya habilidades para lograr su plena autonomía.
  • Regula los aprendizajes, favorece y evalúa los progresos; su tarea principal es organizar el contexto en el que se ha de desarrollar el sujeto, facilitando su interacción con los materiales y el trabajo colaborativo.

· Fomenta el logro de aprendizajes significativos.

  • Fomenta la búsqueda de la novedad: curiosidad intelectual, originalidad. pensamiento divergente.
  • Potencia el sentimiento de capacidad: autoimagen, interés por alcanzar nuevas metas...
  • Enseña qué hacer, cómo, cuándo y por qué, ayuda a controlar la impulsividad.
  • Comparte las experiencias de aprendizaje con los alumnos: discusión reflexiva, fomento de la empatía del grupo...
  • Atiende las diferencias individuales.
  • Desarrolla en los alumnos actitudes positivas: valores.

Estos rasgos constituyen elementos importantes para la formación y desarrollo de competencias en profesional de la especialidad de Informática que sirven de base para el desempeño exitoso en su práctica pedagógica.

La formación de competencias y los principios didácticos.

En la formación del profesional de la educación se hace necesario tener en cuenta el sistema de principios didácticos, pues estos determinan el desarrollo en su desempeño. El presente artículo tendrá en cuenta el sistema presentado por la doctora Guillermina Labarrere, pues esta sin alejarse de los principios planteados por los clásicos de la pedagogía, los contextualiza teniendo en cuenta la educación en el siglo XXI:

El principio del carácter educativo de la enseñanza se fundamenta en la unidad de la instrucción y la educación, lo que significa que siempre que se instruye se educa, ambos procesos constituyen una unidad dialéctica en la formación de la personalidad, no obstante, la instrucción tiene como rasgo característico adquirir conocimientos, habilidades y capacidades. En este sentido en la formación por competencias, la instrucción tiene como rasgo el desarrollo de la flexibilidad del pensamiento, lo cual se sintetiza en el saber hacer. Por otra parte la educación tiene como rasgo la formación de cualidades de la personalidad como la moral, la conducta, el desarrollo de valores y el compromiso lo que se sintetiza en el ser. De ahí que las competencias contribuyan al desarrollo de la trascendencia y la creatividad.

Un proceso que pretenda ser sólo instructivo siempre involucra sentimientos y capacidades que se expresan en el proceso de manera espontánea. De esta forma, un proceso educativo no necesariamente involucra el desarrollo de capacidades creativas cuando los sujetos no se involucran de manera comprometida. Por lo tanto se asumen estás categorías en unidad dialéctica, pues la función del profesor no es solamente enseñar, sino formar personalidades, y los estudiantes son sujetos individuales con sus propios intereses y gustos. Pero al mismo tiempo son miembros de una familia, de grupos afines, de una comunidad, de una sociedad donde también se educan y forman como ciudadanos.

Teniendo en cuenta la influencia que ejercen estas categorías en el desarrollo de la personalidad, se debe analizar la relación entre lo afectivo y lo cognitivo como elementos mediadores en el proceso de enseñanza – aprendizaje, es necesario desarrollar en los estudiantes tanto sus capacidades, como sus sentimientos y convicciones, no solo deben desarrollar su pensamiento, sino también su esfera afectiva; así lo aprendido adquiere un significado y un sentido personal para aplicarlo en los diferentes contextos sociales.

En el contenido de la enseñanza deben incluirse los avances de la ciencia y la técnica ocurridos en los últimos años y que continúan produciéndose de manera vertiginosa; esto incide directamente en la labor de la escuela, por lo que se requiere de un profesional de la educación con las competencias necesarias para la selección del contenido científico y con dominio de los métodos para resolver los problemas que se le presentan en cualquier contexto, valorar el objeto desde ángulos distintos en sus múltiples relaciones, presentarlo desde diferentes puntos de vista para evitar el aprendizaje mecánico. En la medida en que el profesor sea capaz de organizar la actividad cognoscitiva de los estudiantes, estará garantizando el buen desarrollo de la enseñanza.

En este sentido el desarrollo de competencias en el profesional de la educación en la especialidad Informática es un punto a tener en cuenta, debe ser capaz de prepararse de manera autodidacta no solo para la docencia, sino de manera organizada y dirigida a un contenido determinado al resto de los profesores del centro donde desarrolla su labor profesional, pues todos los docentes hacen uso de la Informática, de ahí que se ponga de manifiesto el carácter científico de la enseñanza.

En la medida en que el profesor demuestre el conocimiento de la particularidad de cada estudiante, el nivel de desarrollo de habilidades y capacidades, que la enseñanza no vaya más allá de las posibilidades reales, se está en presencia del principio de la asequibilidad de la enseñanza. En este sentido la esequibilidad se refiere a la manera de presentarle los problemas a los estudiantes y enseñarlos a resolverlos. Sobre esto Danilov plantea “… la correcta determinación del grado y el carácter de las dificultades en el proceso docente, constituye el método principal en las manos del maestro para generar la fuerza motriz del estudio y ampliar las posibilidades cognoscitivas de los alumnos” De ahí que se requiera de la competencia del profesor para presentar el nuevo conocimiento en correspondencia con la edad y el desarrollo del pensamiento de los estudiantes.

El principio de la sistematización de la enseñanza debe manifestarse en la planificación lógica la actividad del profesor y los estudiantes, en tal sentido los estudiantes deben manifestar un desarrollo del pensamiento atendiendo a los procesos lógicos de éste, por lo que el profesor debe determinar los conocimientos, habilidades y hábitos que son esenciales, además de los contenidos que sirven de base para otros conocimientos, eso solo es posible si el profesor es capaz de mostrar un incremento de su información científica, de la capacidad para resolver problemas en diferentes contextos, determinar los conocimientos esenciales que los estudiantes deben aprender, lo cual se sintetiza en el desarrollo de competencias en el mismo.

En correspondencia con esto el profesional de la especialidad Informática debe mostrar un elevado compromiso con la tarea que realiza, pues los constantes cambios en la especialidad exigen de él una respuesta rápida para mantenerse y mantener a sus estudiantes a la par de los avances científico técnicos, debe saber determinar qué versión de un determinado sistema le sirve de base a sus alumnos para los conocimientos que debe adquirir y cuáles le sirven de base para conocimientos futuros.

De esta manera el estudiante no solo debe apropiarse del sistema de conocimientos, sino que debe ser capaz de aplicarlos para resolver sus necesidades, esto exige del profesor enseñar a los alumnos a hacer valoraciones y aplicarlos en la actividad práctica. De esta manera el desarrollo de competencias juega un papel fundamental, pues estas son reveladas en la actividad, en la movilización de los saberes para resolver problemas en el contexto en el que se manifieste este. Cuestión que relaciona la vinculación de la teoría con la práctica.

Por otro lado se necesita un profesional de la educación en Informática con las competencias necesarias tanto para enseñar a los alumnos a poner en práctica sus conocimientos, como para adaptar la enseñanza a los continuos cambios que se suscitan en el mundo de hoy. Enfrentarse a problemas como la instalación de sistemas, búsqueda de información desde cualquier fuente, la gestión de bases de datos y la actualización de las mismas, saber determinar qué información está en correspondencia o no con las necesidades educativas de sus estudiantes es alguna de las tareas que el referido profesional tendrá que darle respuesta en el contexto de la escuela cubana.

La conducción acertada del proceso de enseñanza aprendizaje por parte del profesor permite elevar la actividad cognoscitiva de los estudiantes. Para lograr mayor eficiencia en la asimilación de los conocimientos, es necesario que los estudiantes reflexionen sobre qué deben hacer en cada tarea que se orienta, el profesor ser capaz de crearles situaciones problémicas, pues este tipo de tareas necesita que los estudiantes determinen los datos que condicionan la solución del problema y de esta manera hallar la solución adecuada. De ahí el carácter consciente y activo de los alumnos bajo la guía del profesor, en este principio se enlaza la actividad de los alumnos con la conducción del proceso de enseñanza. Además es necesario tener en cuenta la asimilación consciente de los contenidos por parte de los estudiantes y el profesor debe demostrar la necesidad del aprendizaje del mismo, aspectos que ponen de manifiesto la relación entre lo cognitivo y lo afectivo, es decir qué, cómo, para qué y por qué, elementos fundamentales en la formación de competencias. Además las mismas tienen un carácter consciente al hacer responsable al sujeto de su proceso de crecimiento y transformación en su desarrollo.

La relación entre lo cognitivo y lo afectivo, lo axiológico y actitudinal es fundamental en el desarrollo de competencia en el futuro profesional de la educación, en este sentido se debe lograr que los conocimientos perduren en los estudiantes por lo que se hace necesario que se tenga en cuenta la ejercitación de esos conocimientos y aplicarlos a nuevas situaciones.

Por otra parte se hace necesario el desarrollo de la consolidación para lograr el desarrollo de habilidades y hábitos en los estudiantes, en este sentido (Labarrere, 2007), plantea: “Generalmente el profesor relega a un segundo plano la consolidación y se preocupa más por proporcionar nuevos conocimientos. En este tipo de profesor, la sistematización, repetición, ejercitación y revisión, no ocupan lugar…”, es decir se hace necesario el aseguramiento de durabilidad de los conocimientos para que el estudiante pueda trabajar con autonomía y sea capaz de crear su propio conocimiento aspectos que se relacionan con el principio de la solidez en la asimilación de los conocimientos, habilidades y hábitos.

Principio de la atención a las diferencias individuales.

En el proceso de enseñanza-aprendizaje, el desarrollo de capacidades juega un papel importante y para esto el profesor debe tener en cuenta las diferencias individuales, además de dominar todas las potencialidades que existen en el colectivo, es decir un profesor que demuestra un buen desempeño es aquel que domina cada una de las individualidades de sus estudiantes y es capaz de trazar estrategias para regular el aprendizaje de sus estudiantes.

Principio del carácter audiovisual de la enseñanza: unión de lo concreto y lo abstracto.

La utilización de los medios de enseñanza es un aspecto fundamental para el proceso de enseñanza aprendizaje en la sociedad del conocimiento que vivimos hoy, de ahí que se haga necesario una selección correcta de los medios para cada contenido teniendo en cuenta la relación entre lo concreto y lo abstracto ya que lo que es abstracto para un grupo de estudiante, es concreto para otro teniendo en cuenta el grado con el que se está trabajando.

En correspondencia con lo anterior se requiere de un profesor comprometido con la labor que realiza para transmitir conocimiento que demuestre su competencia en el desempeño, demostrando la importancia del uso de los medios de enseñanza y su correcta selección. La representación gráfica de un objeto en ocasiones no desarrolla el proceso de aprendizaje de la misma forma que presentando el objeto en la propia realizad o con un video del mismo, pues en la representación no necesariamente se ponen de manifiesto todas sus características.

Conclusiones

En la formación de competencias profesionales de la educación los principios didácticos juegan un papel fundamental para atender a las leyes fundamentales de la enseñanza y responder a las necesidades de la práctica docente, además, permiten desarrollar una enseñanza de manera efectiva.

Estudiar todas las leyes del proceso de enseñanza se hace necesario para lograr que los profesionales de la educación logren un desempeño de manera eficaz y eficiente atendiendo a los pilares básicos de la ecuación del siglo XXI.

Referencias bibliográficas.

  • Labarrere, G.( 2007). Los principios didácticos.
  • Delors, J. (1996) La educación encierra un tesoro. Volume, DOI.
  • TÉBAR BELMONTE, Lorenzo. (2003) El perfil del profesor mediador. Madrid: Aula XXI/Santillana.

Bibliografía.

  1. Abdúlina, O. A. (1984). La preparación pedagógica general del maestro en el sistema de formación pedagógico superior. Moscú.
  2. Castellanos, B. and otros (1993). La gestión de la actividad de ciencia e innovación tecnológica y la competencia investigativa del profesional de la educación.
  3. Danilov, M. A. and M. N. Skatkin (1980). Didáctica de la Escuela Media. La Habana.
  4. Delors, J. (1996) La educación encierra un tesoro. Volume, DOI:
  5. Fernando, P. M. (2003). "Competencias básicas y alfabetización digital. Roles de los estudiantes hoy." disponible en http://dewey.uab.es/pmarques/competen.htm.
  6. Klingberg, L. Introducción a la didáctica general.
  7. Labarrere, G. Los principios didácticos.

 

Sección: 

Tema: 

Etiquetas: