¿Manipulación de las estadísticas sobre desempleo para imponer la educación dual?

Autor: 

Gerardo Barboza
18 de julio de 2015
English Language Education

En términos generales, la estadística es “la rama de la matemática que utiliza grandes conjuntos de datos numéricos para obtener inferencias basadas en el cálculo de las probabilidades”. (Diccionario de la Real Academia Española, DRAE).

La definición del DRAE contiene una palabra que crea en muchos un efecto paralizante: “matemática”, un “arma retórica”, “una credencial intelectual para convencer al público de que una idea o un proceso son ‘objetivos’ y, por lo tanto, mejores que otras ideas o procesos que compiten”, según el Dr. John Ewing, autor del artículo “Mathematical Intimidation: Driven by the Data” (Intimidación matemática: impulsados por los datos).

Ewing publicó su artículo en ocasión del “value-added modeling” (VAM), o modelo de valor agregado, como instrumento de evaluación docente en los Estados Unidos de América, que resultó ser más bien una “farsa” (VAM is a sham. Ravitch, 2013), y que fue rechazado por la “American Statistical Association” (“Statisticians slam popular teacher evaluation method”. The Washington Post. 2014).

Dice Ewing, además, que VAM, consecuentemente, ha sido utilizado con un “desenfrenado y acrítico entusiasmo por la prensa, los políticos y hasta por expertos en educación”, y “promocionado como una manera moderna y científica de medición del éxito educativo…”.

Erik Brynjolfsson, “economista y director del Instituto de Tecnología de Massachusetts Center for Digital Business” (The New York Times, 6/8/09), por su parte, ya había advertido:

“Estamos entrando rápidamente en un mundo donde todo se puede supervisar y medir”… “Pero el gran problema va a ser la capacidad de los seres humanos para utilizar, analizar y dar sentido a los datos”.

Si la estadística es una rama de la matemática que a la vez es un arma retórica [ab]usada por políticos, prensa, educadores y economistas para la “intimidación”, ¿cómo sabemos que los datos sobre desempleo [juvenil] no han sido manipulados para la imposición del modelo de educación dual alemán, uno de los eslabones clave en la política de “austeridad” que incluye “recorte de salarios, reducción del gasto público, recorte de pensiones, privatización y desregularización y aumento de impuestos” (Austerity Has Failed: An Open Letter From Thomas Piketty to Angela Merkel, The Nation, 7/7/15)?

Y esta pregunta surge, además, por una serie de publicaciones internacionales que hacen dudar de los datos sobre desempleo.

Los ejemplos de las publicaciones se refieren a las condiciones de empleo en los Estados Unidos de América y Europa; sin embargo, el “modelo” seguido en esos países debe ser observado con detenimiento, precisamente por la influencia que ejercen en otras latitudes que no se eximen de tener “políticos, prensa, educadores, y economistas” obedientes, con entusiasmo desenfrenado y acrítico, encargados de manipular a la opinión pública para lograr en “democracia” la imposición de políticas de todo orden…

Ejemplos de esas publicaciones son:

“Is Bureau Of Labor Statistics Data Skewed?” (¿Los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales están sesgados?) (Forbes, 2012).

“Unemployment Stats Manipulated by Feds” (Estadísticas sobre desempleo manipuladas por los federales) (American Free Press, 2012).

“Youth Unemployment is overstated. Economists don’t know how to measure youth joblessness” (El desempleo juvenil es exagerado. Los economistas no saben medir el desempleo juvenil). (Hill, 2012).

 

¿De dónde surgen las estadísticas sobre desempleo [juvenil]? ¿Quiénes las confeccionan y bajo la “supervisión” de quiénes?  

Estas preguntas sobre las estadísticas de desempleo deben ser contestadas, al igual que las planteadas en torno a las serias falencias del modelo de educación dual alemán, presentado como el “único” posible mecanismo para la “precaria” situación de empleo juvenil en los países.

Deben ser contestadas, además, porque han dicho que “son tres problemas estructurales las causas del aumento en el desempleo” (“Economistas apuntan el reto de mejorar la mano de obra. Ministro de Trabajo dice que son tres problemas estructurales las causas del aumento en el desempleo ¿Y las soluciones?”. crhoy.com, 2/2015).

No obstante, ¿seguros de que la falta de habilidades es una de las causas de la crisis de desempleo?

Al parecer, no es cierto que la crisis de desempleo tenga como una de sus causas la falta de habilidades de la mano de obra.

Esto lo confirma Heather Boushey (The Atlantic, 2012) en “Low Skills Aren't Causing the Unemployment Crisis” (Bajas habilidades no están causando la crisis de desempleo).

En el artículo se señala que “Algunos economistas han argumentado que el alto desempleo de hoy se explica por una falta de correspondencia entre las habilidades que los empleadores están buscando y las habilidades que tienen los desempleados”.

¿Suena familiar? Desde luego, es el discurso transnacional repetido y copiado de manera “desenfrenada” y “acrítica”…

Más aún, lo establecido por Boushey en 2012, es reconfirmado en otro artículo publicado en el Washington Post en el mismo año: “What’s keeping unemployment up? It’s the demand, stupid.” (¿Qué mantiene el desempleo al alza? Es la demanda, estúpido).

A pesar de la claridad del título del artículo, parece que no entienden… con el serio problema que quienes no entienden, tienen a cargo las decisiones que dirigen a los países al éxito o al fracaso.

En el artículo se señala que “Cuando hay una gran cantidad de puestos de trabajo debido a la fuerte demanda, la probabilidad de que una determinada persona puede encontrar un trabajo que coincida con el conjunto de habilidades es mucho mayor. Cuando hay baja demanda y los empleos son escasos de todos modos, las posibilidades de encontrar un trabajo que coincida con el conjunto de habilidades son bajas”.

¿A quiénes les creemos? ¿A los mismos que han demostrado no saber de lo que hablan? ¿O exigimos transparencia científica e independiente sobre lo que “proponen”?

¿Les solicitamos a ciertos políticos, educadores, economistas y a cierta prensa que se hagan a un lado y dejen de estar embaucando a los países con las ocurrencias entusiastas que presentan como “propias”?

Con la educación dual alemana lo menos que se busca es lo que han planteado sobre el desempleo juvenil y la “competitividad”. La educación dual alemana es más bien una ¿argucia? para otros propósitos, entre ellos la explotación de los estudiantes… no es una panacea.

Sección: 

Tema: 

Etiquetas: