Alfredo Macías Narro

Educación y calidad educativa

Arq. Alfredo Macías Narro
Junio del 2001

La educación, en tanto fenómeno social, dinámico y complejo, no puede entenderse al margen de los factores económicos, sociales, políticos, éticos y técnicos que lo determinan.

En defensa del Tercero

Alfredo Macías Narro

Enero del 2007

Ciencia y tecnología... ¿para qué?

Arq. Alfredo Macías Narro
Abril 24 del 2006.

En últimas fechas, se ha agudizado el “tradicional” desinterés gubernamental y de la iniciativa privada por apoyar el desarrollo científico y tecnológico de nuestro país, comenzando por el Sistema Nacional de Investigadores y su base de sustento esencial, la educación científica y tecnológica, en sus diversas modalidades, niveles e instituciones educativas.

Los profesores están en la calle

Alfredo Macías Narro
15 de mayo 2006.

En estos días, nuevamente vemos a los profesores sindicalizados realizando movilizaciones y actos de protesta de diversa índole y en diferentes tonos por las calles de la Ciudad de México, particularmente es notoria la presencia de los integrantes y simpatizantes de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE).

Trabajo docente: creatividad, innovación y compromiso. Los retos del nuevo siglo

Arq. Alfredo Macías Narro.
Abril del 2006.

INTRODUCCIÓN.

En los albores del nuevo milenio, es impostergable iniciar la discusión de fondo acerca de los nuevos paradigmas educativos, que habrán de regir las tareas educativas en el mundo de la globalización, particularmente en los países emergentes de frágil y dependiente economía.

La escuela como aldea educativa

Alfredo Macías Narro.
Octubre 18 del 2005.

La fenomenología que conforma y rodea el proceso educativo, está compuesta por relaciones de índole social que van mucho más lejos que la sola relación entre institución-profesor-alumno y obliga a entender a aquél de una manera más extensa, profunda y abarcante que como se le concibe actualmente.

No puede suponerse a la escuela como una isla, en la que se desarrolla una suerte de “Sociología Ficción” entre el profesor y el alumno, ni puede plantearse que solamente el aula (o el laboratorio, o el taller) funcione como el escenario único e idóneo para el aprendizaje, con menoscabo de la amplia y variada gama de interrelaciones sociales y políticas que se dan en la realidad cotidiana. Dicho en otros términos, no puede tratar de mantenerse a la escuela al margen y de manera “aséptica” del acontecer de la sociedad y pretender, al mismo tiempo, formar hombres y mujeres libres, críticos y conscientes de su tiempo y de su realidad.

La escuela, por tanto, debe más bien concebirse como un escenario facilitador de las posibilidades, es decir, que sea un espacio múltiple, propiciatorio de la reflexión, la participación y la actitud crítica de nuestra sociedad.

Páginas

Suscribirse a RSS - Alfredo Macías Narro