Evaluación del grado de satisfacción del proceso del proceso docente educativo en las carreras de Medicina y Estomatología

Título: Evaluación del grado de satisfacción del proceso
             docente educativo en las carreras de Medicina y
             Estomatología.
 
 
 
 
 
 
Autores: Yoilé Valdés Garrido. Especialista de I Grado en MGI. MSc en Atención Integral al Niño. Profesora Instructora.
                  Yisel Alonso Vila. Especialista de I Grado en MGI. Profesora Instructora.
                Caridad Hernández Gutiérrez Especialista de I Grado en Pediatría II Grado en MGI. MSc en Atención Integral al Niño. Profesora Auxiliar.
                Teresita Rodríguez Izaguirre Especialista de I Grado en Pediatría II Grado en MGI. MSc en Atención Integral al Niño. Profesora Auxiliar.
                Alicia del Rosario Ramírez Pérez. Especialista de II Grado en MGI. MSc en Longevidad Satisfactoria. Profesora Asistente.
 
 
Introducción
 
“El alumno universitario al que tenemos que aspirar es aquél que comienza a orientarse por sí mismo, que no cree en lo que le dicen, que no debe creer sino en lo que pasa a for­mar parte de sus convicciones por un proceso de asimilación de nuestros principios y nues­tras ideas "
 
“La calidad, o los avances de la medicina, o el poder médico de un país no se miden solo por el número de médicos, sino por la forma en que se formaron esos médicos, el espíritu con que se formaron, y, además sus conocimientos”.
El pensamiento estratégico educacional del Comandante en Jefe, Dr. Fidel Castro Ruz, ha permitido mantener durante más de cuatro décadas un desarrollo ascendente en la educación cubana mediante una lógica histórica, que ha permitido situar a Cuba hoy en un momento trascendental en ese campo.
La batalla de ideas que hace cinco años libra el pueblo cubano, ha permitido desarrollar importantes programas sociales y como parte esencial de ella, se ha iniciado en el país una nueva y más profunda revolución educacional, que no constituye solo un perfeccionamiento del sistema nacional de educación, sino una forma diferente de elevar la calidad del proceso educativo, mediante nuevas fórmulas y estrategias educacionales cuyo primer objetivo es ampliar las posibilidades y oportunidades de estudio para todos los jóvenes cubanos, concretado en el proceso de universalización de la enseñanza superior. (1)
La educación médica superior cubana después del triunfo de la Revolución ha mantenido un constante proceso de perfeccionamiento de los planes de formación de los profesionales del sector, con el objetivo de lograr el mejoramiento sostenido de la calidad de los servicios que se prestan. La educación superior cubana tiene tres fortalezas: la calidad de los profesores, la calidad de los estudiantes y la vinculación con la vida del país.
 Las demandas sociales actuales exigen de la Universidad Médica un proceso formativo revolucionario, basado en una concepción flexible y competente, que ofrezca cobertura suficiente y satisfaga las necesidades de formación y superación del personal técnico, así como también las carencias de este tipo de profesionales en las diferentes instituciones de salud del país.
Como parte de las estrategias adoptadas por el Sector, la municipalización de la enseñanza en las ciencias médicas posibilita llevar el proceso docente asistencial a los municipios de la provincia de Cienfuegos, como vía que permitirá una mayor utilización de los recursos en salud disponibles en este proceso, así como un mayor acercamiento del futuro profesional a su entorno laboral. Además, este proceso facilita la incorporación de estudiantes procedentes de las Escuelas de Superación Integral para Jóvenes, como respuesta a uno de los programas sociales de la Revolución. (2)
Las actuales condiciones de estudio-trabajo en las ciencias médicas en el país exigen un óptimo trabajo de las instituciones formadoras y asistenciales para garantizar la formación de un técnico o profesional con profundas convicciones éticas y humanas, una elevada motivación hacia su profesión y un alto compromiso con la sociedad.
Se deberá trabajar intensamente en la preparación y superación del claustro a partir de los nuevos conceptos y el modelo pedagógico asumido para convertir los escenarios de la atención primaria y secundaria en verdaderos espacios docentes e investigativos y en la creación de condiciones materiales para cumplir, garantizando patrones de calidad, pertinencia y eficiencia, el encargo social de la universidad.
 La experiencia acumulada durante más de tres décadas de docencia en el primer nivel de atención eslabón esencial del sistema de salud cubano, constituye una fortaleza para desarrollar exitosamente el proceso de municipalización de las carreras de ciencias médicas, formando parte de la universalización de la educación superior cubana. (3)
La policlínica ha pasado por diferentes etapas y concepciones como escenario de formación, hasta alcanzar hoy la categoría de policlínica universitaria con todas las exigencias que conlleva, y el consultorio del médico de la familia se convierte de hecho en el escenario real de actuación e interacción entre el profesor integral y el alumno desde el inicio mismo de la carrera, lo que reforzará el paradigma socio-médico de las profesiones de la salud.
La lógica del proceso didáctico determina la vía concreta del proceso de enseñanza-aprendizaje, basada en la exposición sistemática del profesor y la participación activa y planificada de los estudiantes para desarrollar las habilidades que les permitan asimilar los conocimientos necesarios para asegurar los resultados más efectivos y óptimos que se puedan lograr en el proceso docente.
La formación del pensamiento lógico en los estudiantes es imprescindible para que puedan organizar adecuadamente la actividad intelectual y desarrollar el estudio y el trabajo de forma independiente. De esta manera, se preparan mejor para la vida, pues se capacitan para que puedan realizar una labor más eficiente después de graduados y adaptarse rápidamente a las cambiantes necesidades de la sociedad (4).
Desarrollar el trabajo educativo de forma sistemática se ha convertido de una necesidad en una prioridad para del sistema de formación y en la asimilación e interiorización de la impostergabilidad   de esta tarea. Se ha avanzado en sentido general en lo docente, lo metodológico y lo educativo, pero todavía nos falta organización y preparación para consolidar el proceso formativo, la universalización como máxima expresión de la relación de este tipo de enseñanza con la sociedad, se fortalece, crece y se desarrolla, por lo que el reto es proporcionar una estrategia pedagógica que permita a directivos y docentes prepararse para planificar, organizar y ejecutar con calidad el proceso formativo en cada uno de los escenarios docentes.(5)
 “El trabajo pedagógico es la forma superior del trabajo que se realiza en los Centros de Educación Médica Superior. Está constituido por el conjunto de actividades y medidas de dirección del proceso docente educativo que se lleva a cabo por los dirigentes, los docentes y los estudiantes, así como por las organizaciones políticas y de masas del centro, encaminado a la transformación y el desarrollo de la personalidad del estudiantado como futuros profesionales de la salud
El trabajo docente se debe planificar, organizar y desarrollar con óptima calidad y se hace imprescindible un control sistemático en todos lo escenarios donde se ubiquen nuestros estudiantes.
El trabajo metodológico es el que realizan los docentes con el propósito fundamental de elevar su maestría pedagógica, son las vías y formas para mejorar la calidad del proceso docente educativo. Este trabajo debe transformarse, dejar la rutina y utilizarse como una verdadera arma para lograr la excelencia en los procesos formativos.
El trabajo educativo es el que se desarrolla con el objetivo de garantizar el cumplimiento de las exigencias y necesidades de nuestra sociedad en la formación de profesionales de la salud, en este curso sigue siendo una prioridad y en las formas de trabajo metodológico es fundamental programar de forma sistemática actividades que preparen a los profesores para dirigir este trabajo, teniendo en cuenta el nuestro rol en la Batalla de Ideas. Este trabajo integrado con el docente en todos los escenarios, precisa el desarrollo armónico e integral de nuestros estudiantes. (6)
Para el buen desarrollo y adecuada preparación del estudiante se requieren profesores experimentados,  con una sólida formación científico-pedagógica. Su función no es la de suplantar a los agentes de salud, pues su actuación persigue brindar una ayuda integrada en el proceso docente del plan de estudios, que facilite la adquisición de hábitos y habilidades para que puedan resolver los problemas esenciales de manera activa, independiente y creadora, así como la acumulación de experiencias laborales a través del vinculo con la práctica al participar en pases de visitas, entrega de guardias y discusiones de casos.
La educación, y dentro de ella la Universidad, debe contar no sólo, con sus políticas educativas correctamente delimitadas, sino con el apoyo del estado para llevar a cabo sus metas, la modalidad cubana por los éxitos obtenidos en este campo ha ocupado un lugar cimero en el contexto latinoamericano y mundial, aplicable a países con condiciones históricos- sociales similares a Cuba, que comenzó con una campaña de alfabetización sabiamente trazada por la dirección del gobierno revolucionario y llevó implícita toda una transformación cultural a las grandes masas de la población, continuando con el desarrollo de una educación básica de manera extensiva y la organización de la enseñanza de adultos.(7)
La didáctica en la Educación Superior tiene el reto de formar un profesional de amplia base y profundo conocimiento que de respuesta a la mayoría de los problemas que se le presentarán una vez graduados. Por lo tanto el problema de la Didáctica de la Educación Superior consiste en dar respuesta teórica al modo de formación, de este profesional de espectro amplio de la manera más eficiente.
 
El proceso docente en si mismo es la actividad o conjunto de acciones sistematizadas o interrelacionadas del docente y los estudiantes que se desarrolla con el fin de lograr los objetivos, durante la apropiación de los contenidos planificados.
El aprendizaje o actividad de los estudiantes se realiza en función del cumplimiento de los objetivos del proceso docente, pero cada estudiante, que es objeto de la enseñanza, se convierte en sujeto de su aprendizaje imprimiéndole su propia dinámica y personalidad. Para el estudiante el contenido es el objeto de aprendizaje con vistas a alcanzar sus objetivos.
 
La dialéctica del proceso docente se manifiesta en la contradicción entre la enseñanza y el aprendizaje, vistos estos en forma mediata, en su sentido social: la enseñanza no se debe entender como la actividad de un profesor sino la de todos aquellos que se ocupan de dirigir el proceso docente educativo de una profesión, el aprendizaje es la actividad de todos los que aprenden, es decir, la actividad de toda la generación que se apropia de la cultura precedente, de la experiencia social anterior en una especialidad dada.
 
La unidad de la enseñanza y el aprendizaje, visto en su relación social nos da la especificidad del proceso docente-educativo. La contradicción fundamental será entonces entre los objetivos de la enseñanza que le plantea la sociedad al estudiante (como generación) y el nivel de desarrollo alcanzado por estos en su aprendizaje. En el proceso docente se manifiestan los métodos y formas de enseñanza. Por el primero entendemos el modo de realizar las acciones el profesor y los estudiantes para alcanzar   los objetivos, y por forma de enseñanza, la estructura organizativa que se adopta, en un momento dado en el proceso docente, con el fin de lograr los objetivos.  En el proceso se destacan también los materiales o medios de enseñanza con ayuda de los cuales realizan sus actividades el profesor y los estudiantes para alcanzar los objetivos.
 
La tarea fundamental de la Didáctica es la de estructurar los distintos componentes que caracterizan el proceso: el contenido, las formas y métodos de enseñanza, los medios de enseñanza, de modo tal de alcanzar el encargo social, apoyándose para ellos en las leyes y regularidades inherentes a dicho proceso, a la dinámica del proceso.
 
En el proceso docente-educativo se manifiesta la unión entre lo instructivo y lo educativo, la dialéctica entre lo instructivo: el resultado de la asimilación (dominio) por el estudiante del contenido de la enseñanza, y lo educativo: la formación en el estudiante de los rasgos más estables de su personalidad, convicciones, capacidades, etc. Dicha unión queda explícita en la denominación que encierra lo docente y lo educativo.(8)
 
Las particularidades de la época en que vivimos, en los umbrales del siglo XXI, en el marco de la revolución social y científico-técnica universal determina ciertas   características   del profesional en las que se pueden destacar, el ser capaz de pasar de una esfera de actividad a otra; el dominar las técnicas de enseñanza, como para que pueda autoinstruirse; de trabajar en un período de explosión de la información, de desarrollarse en el colectivo en el que debe orientar y ser orientado; así como de comunicarse con las máquinas computadoras.
 
El profesor, al desarrollar el proceso docente debe lograr en los estudiantes la integración y sistematización   de   los contenidos al finalizar las clases, el tema y la asignatura, de modo tal que se vayan produciendo saltos de calidad en la comprensión de la esencia de dichos contenidos.
 
Si partimos de que el proceso docente?educativo cons­tituye un siste­ma, es por consiguiente esencial el enfoque sistémi­co en la labor del proceso docente para la concate­na­ción de todos y cada uno de los elementos que en él inter­vienen. Al estructurar en cada tema las diferentes formas de enseñanza que se deben emplear hay que establecer la secuencia lógica y la inte­rrelación entre las conferencias, semina­rios, clases prácticas, las actividades de la edu­cación en el trabajo, el trabajo independien­te y el autoestudio. Es im­prescindible una correcta planificación y or­ganización del calendario de cada semestre académico; una buena preparación de cada asignatura; un trabajo consecuente y pro­fundo de ca­da colectivo de asignatura, comité horizontal y vertical; así como la correcta y oportuna preparación por el profesor de cada actividad docente a desarrollar.
 
La edu­cación en el trabajo es la forma fundamental de organización del proceso docente y contribuye a la conforma­ción de su mo­do de actuación profesional. Mediante ella, el educando consolida y amplía los sistemas de conocimientos y de las habi­lidades; aplica el método profesional e investigativo; y razona científicamente al re­coger la información necesaria para confor­mar la historia de salud y la historia clíni­ca individual; al valorar epidemio­lógica, clínica y socialmente la información recogi­da; al establecer un plan de acción; y al eva­luar los resultados.
Durante las actividades docentes, mediante la realización de preguntas de control y de com­probación; al efectuar resúme­nes parciales y las conclusiones de las clases; al orientar y controlar las tareas docentes y el trabajo independiente de los educandos; y al realizar las consultas docente?estu­diantiles estamos contribuyendo a consolidar los conocimien­tos.
La actividad de dirección del profesor tiene que estar enca­minada diariamente hacia el lo­gro de condiciones que propi­cien una asimila­ción consciente y el desarrollo de la respon­sabilidad individual ante el estudio y el cumplimiento de las tareas docentes que le corresponden o asignan.
EL ENFOQUE SISTÉMICO DEL PROCESO DOCENTE EDUCATIVO,  RESPONDE A LAS INTERROGANTES:
 
    1. ¿PARA QUÉ ENSEÑAR Y APRENDER?
    2. ¿ QUÉ ENSEÑAR Y APRENDER?       
    3. ¿ CÓMO ENSEÑAR Y APRENDER?
    4. ¿ DÓNDE ENSEÑAR Y APRENDER?
    5. ¿CON QUÉ ENSEÑAR Y APRENDER?
    6. ¿EN QUÉ GRADO SE ENSEÑA Y APRENDE?
 
    1. OBJETIVO.
    2. CONTENIDO.
    3. MÉTODO.
    4. FORMA ORGANIZATIVA.
    5. MEDIOS.
    6. EVALUACIÓN.
 
El profesor debe ser capaz de emplear los di­ferentes métodos y formas de enseñanza exis­tentes para propender a la aten­ción indivi­dual de cada educando. Entre los más emplea­dos tenemos: la asignación de tareas docentes y del trabajo independiente, la orientación del autoestudio y la consulta docente estu­diantil individual o colectiva.
 
La educación en el trabajo se desarrolla en el marco organizacional de la integración docen­te, atencional e investi­gati­va, que privile­gia cada vez más la atención primaria en sa­lud y el trabajo grupal, tutorial; que potencia el desa­rro­llo de la creatividad y capacidad resolutiva individual y colectiva de forma multiprofesional e interdisciplina­ria.
 
La calidad de la interacción profesor/educan­do, es un objetivo esencial del proceso docente?educativo y se analiza a través de la evaluación sistemática de la competencia y el desempe­ño profesional de educandos y profesores, que nos po­sibilita verificar y cer­tificar sus resultados, retro­alimentando al sistema, en re­lación con la gestión de cada actor del proce­so y del pro­pio currículo.
Es necesario que exista una correlación e in­terrelación entre los postu­lados establecidos en el plan de estudio, con el contenido y su estructuración en los pro­gramas de las disci­plinas y asignaturas, y la actividad docente propiamente dicha.
La F.O.D del P.D.E es la estructuración o configuración externa de la actividad conjunta del docente y de los estudiantes con vista a lograr de la manera más eficiente los objetivos de los planes y programas de estudio. Existe estrecha relación entre F.O.D y los métodos y a través de ellos con contenido y objetivos. La E.T es la forma fundamental de organización del P.D.E de las diferentes carreras en el área clínica de la Educación Médica cuya modalidad superior es la enseñanza tutoral basada en la relación individual o de pequeños grupos de alumnos con un profesor. Los estudiantes participan en la atención de personas sanas o enfermas y contribuye en alguna medida a la transformación del estado de salud del individuo o de la comunidad,
La enseñanza tutoral, es un tipo de enseñanza que implica el contacto continuo y directo profesor-alumno, un intercambio permanente entre ambos. En esta relación la autonomía e independencia del estudiante es mucho mayor y necesita la flexibilidad de los programas docentes. En esta modalidad de enseñanza el profesor realiza la función de facilitador del aprendizaje del estudiante que tiene a su tutela, y la enseñanza debe seguir el ritmo de aprendizaje que caracteriza al alumno (Enseñanza Individualizada). Este tipo de proceso permite una evaluación más profunda del desarrollo alcanzado por el educando. El tutor orienta, asesora y acompaña al alumno durante su proceso de enseñanza-aprendizaje, desde la perspectiva de conducirlo hacia su formación integral, lo que significa estimular en él la capacidad de hacerse responsable de su aprendizaje y de su formación.
 
El proceso docente es la actividad o conjunto de acciones sistematizadas o interrelacionadas del profesor y los estudiantes, que se desarrolla con el fin de lograr los objetivos, durante la apropiación de los contenidos planificados. En el Proceso Docente se manifiestan los métodos y formas de enseñanza, y también los medios o materiales utilizados. Métodos el modo de realizar las acciones el profesor y los estudiantes para llegar al objetivo y como formas de enseñanzas las estructuras organizativas que se adoptan en un momento determinado para lograr los objetivos. También se destacan en el proceso los medios o materiales de enseñanza con la ayuda de los cuales el profesor y los estudiantes realizan su actividad para llegar a los objetivos.
Todo lo anterior nos motivo a realizar un estudio, en nuestra sede para evaluar el grado de satisfacción del proceso docente educativo, en el curso 2007-2008, donde identificamosademas los aspectos negativos y positivos indicados por los estudiantes que afecten o faciliten el proceso, sobre todo identificar los negativos para así poder elaborar un plan de medidas que propicien una mejor calidad del proceso
Conclusiones
Mediante este trabajo determinamos la calidad de la actividad docente según la forma organizativa de la enseñanza empleada por cada carrera, siendo evaluado de buena para estomatología y 2do año de medicina, donde se destaca el seminario, la clase taller y la conferencia introductoria, pero de mala la consulta docente y para 3er año de medicina evaluado de regular para la clase taller y la consulta docente y de buena para la conferencia introductoria.
Evaluamos la calidad del trabajo de los tutores y profesores en los diferentes escenarios, para todos los años fue de buena, fundamentalmente con la preocupación del profesor por la asimilación de los contenidos, la exigencia en el cumplimiento de las tareas docentes, el dominio de los contenidos por parte de los profesores y la buena relación de estos con los estudiantes, sobresale la dificultad con la comprensión y ayuda de los profesores guías
En cuanto a  la disponibilidad de los materiales de estudio y locales docentes que garanticen el proceso su la evaluación fue de que a veces no están disponibles y no se usan  de forma permanente y estable.
La calidad de la labor investigativa y de las actividades extensionistas fue buena de forma general, aunque debemos aumentar la participación.
La evaluación del grado de satisfacción del proceso docente educativo de nuestra sede en este curso 2007-2008 en las carreras de estomatología, medicina 2do y 3eraño es de un total de 31 estudiantes satisfechos, 27 indiferentes, 10 insatisfechos
 
Referencias bibliográficas.
1-Vidal Ledo M, Morales Suárez I .Universalización en la enseñanza. Rev Cubana Educ  Med Sup 2005; 19(3):
2- Vázquez Sánchez M. Trabajo desplegado en función de la universalización y municipalización de la enseñanza en las ciencias médicas. MEDISAN [serie en Internet]. 2003 [citado 5 de julio de 2007]; 7(2): [aprox 3 p]. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol7_2_03/san01203.htm
3-Domínguez Lovaina J, Fresno Chávez C. Virtualmend: un sistema gestor de contenidos de aprendizaje para la universalización de la educación superior. Acimed [serie en Internet]. 2007 [citado 5 de julio de 2007]; 15(1): [aprox 3 p]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1024-94352007000...
4- Vidal Ledo M, del Pozo Cruz C. Medios de enseñanza. Educ Med Sup [serie en Internet]. 2006 [citado 5 de julio de 2007]; 20(1): [aprox 3 p]. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/ems/vol20_1_06/ems09106.htm
5-Otero Iglesias J, Barrios Osuna I, Prieto Márquez GA. El objetivo en el contexto de la dirección estratégica, el proceso docente y la investigación científica. Rev Cubana de Salud Pública [serie en Internet]. 2006 [citado 5 de julio de 2007]; 32(3): [aprox 3 p]. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/spu/vol32_3_06/spu14306.htm
6- Domínguez Hernández R, González Pérez M. Variables del proceso docente y principios para la renovación curricular de la carrera de medicina. Educ Med Super [serie en Internet]. 2006 [citado 5 de julio de 2007]; 20(2): [aprox 3 p]. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/ems/vol20_2_06/ems01206.htm
7 - UNESCO, Conferencia mundial sobre educación superior: Declaración Mundial sobre Educación Superior. París: UNESCO, 2000. 12p.

8- Rivera Michelena N. Proceso enseñanza aprendizaje: Lecturas seleccionadas. Material de estudio de la Maestría de Educación Médica. La Habana, 2002
 

9- González Mauro V, Krastchenko Vento O, Ojalvo Metrany V. Diagnostico psicopedagógico de los valores. Rev Pedagogica Ven. Vol 8 (1) 2003.

 

 

 

10- Borroto Cruz. La educación medica en los albores de tercer milenio. CENAPEN 2002.

 

 

 
11- Benítez F. La universidad cubana y su vínculo con la economía y la sociedad. En: Tecnología y sociedad. Ciudad de la Habana: GEST; 1999.
 
12- Benítez F. Investigación, ciencia y tecnología en la perspectiva en la educación superior en el siglo XXI. En: Tecnología y sociedad. Ciudad de la Habana: GEST; 1999.
 
13.- Santiago P. La Investigación, la acción y el desarrollo profesional docente. Rev Cubana Educ Med Sup 1998; 18(3):77-91.
 
14- Declaración de Rancho Mirage sobre educación médica. Rev Cubana Educ Med Sup 2000; 14(1):97-100.
 
15- Arteaga Herrera JJ, Chávez lazo E. Integración docente-asistencial-investigativa (IDAI). Rev Cubana Educ Med Sup 2000; 14(2):184-95.
 
 
 
 
 

Correo del lector: