El síndrome de Nostradamus

El síndrome de Nostradamus, de Alfredo Macías Narro

 

Resumen

Autor: Alfredo Macías Narro.

Editorial: Edición Privada.

Año de edición: 2004.

 

Este libro trata acerca de las maneras que las condiciones actuales del fenómeno mundial de la Globalización, están siendo dictadas desde hace más de un cuarto de siglo por las naciones imperialistas encabezadas por los Estados Unidos de América, bajo la consigna de imponer al reto del orbe los cánones del llamado NEOLIBERALISMO; fenómeno que incluye a las relaciones económicas, sociales y políticas pero cuyas múltiples manifestaciones de dominación cultural, ideológica y política y de imposición brutal de “sus” condiciones económicas a las naciones más débiles, por parte de los países hegemónicos, han provocado, asimismo, cada vez más violentas reacciones en las sociedades de aquellos sojuzgados. En su afán de igualación rasa y tendenciosa de las naciones y las culturas, en torno a una visión única del mundo, es decir, su visión, en realidad lo que están provocando en éste es una gran división. No la división “convencional” entre las naciones del Norte rico y el Sur pobre sino una nueva y extraña división entre “Globalizadores” y “Globalizados.”

Dicho sea en otros términos, este efecto de penetración y transculturación determinista conlleva, en su esencia, la idea no sólo de persuadirnos de la inevitabilidad de los sucesos por venir, sino, además, una clara intención de convencernos de la inmutabilidad en las tendencias definidas por ellos y sintetizadas bajo el acrónimo T.I.N.A. (por sus iniciales en inglés There Is No Alternative. Literalmente, “No Hay Alternativa”).

 

En esta nueva y enconada lucha entre los “colonizadores de futuro” y aquéllos que se niegan (nos negamos) a entregarlo anticipadamente a los dominadores, existen cada vez más amplios sectores sociales involucrados; de clase, étnicos, gremiales o de género, que se han unido y se están uniendo, de manera más o menos espontánea, en la organización de la defensa de lo que, considero yo, es parte fundamental y vital de los derechos elementales del ser humano: EL FUTURO.

El contenido de cada capítulo es, en esencia, el siguiente:

Capítulo 1. Y... este presente, ¿de dónde salió?

Trata acerca del origen de la adquisición, transformación y generalización del conocimiento entre las comunidades primitivas, así como de las maneras en que las clases dominantes de las sociedades en evolución, se fueron apropiando del valor del conocimiento, del trabajo intelectual y del desarrollo de la tecnología.

Así mismo, es la intención poner de manera breve, pero clara a través de algunos pocos ejemplos el porqué los avances científicos y el desarrollo de la tecnología soportan una fuerte oposición, basada en los prejuicios y temores que la ciencia y la tecnología despierta en algunas personas.

Se plasma el proceso evolutiva de la ciencia y la tecnología, a través de un repaso muy rápido de los avances obtenidos en el proceso de evolución social de las comunidades, desembocando, en nuestro tiempo, en el análisis crítico y la consecuente construcción de una realidad diferente, alternativa y opositora no sólo a las explicaciones del proceso de erección del futuro desde la óptica de los países globalizadores-colonizadores, sino a las múltiples formas que adoptan para llevar a cabo sus propósitos de colonización de nuestro futuro.

 

Capítulo 2. “Lo siento, no traigo “cash”.

En este capítulo se aborda el fenómeno social de la transculturación impuesta por los globalizadores a las naciones “del tercer mundo”, mediante el uso, entre otras formas, de dos maneras básicas:

Uno, en el que los sistemas de creencias, costumbres y tradiciones de dos grupos culturales diferentes, se fusionan en igualdad de condiciones, produciendo una nueva y única cultura, con rasgos perfectamente reconocibles de las culturas originarias; Otro, en el que la cultura dominante absorbe y destruye, las más de las veces de manera violenta, los patrones culturales de la otra o los distorsiona notoriamente a través de un proceso de modificación, al grado que los hace irreconocibles a los ojos de sus creadores originales.

Esto es más claro, si observamos la creciente avalancha de anglicismos y pseudoanglicismos que proliferan por todos los ámbitos de nuestras sociedades.

 

Capítulo 3. Hecho en “Hollywood”.

De cómo se aborda, en el cine norteamericano comercial, muchas otras cintas, en que se toca de otra forma el tema de México y de América Latina o bien, en la que, por regla general, el tratamiento que les brinda el cine hollywoodense está cargado de prejuicios culturales y basados en los estereotipos creados y mantenidos por ellos mismos. De esta manera, el manejo de lugares comunes, consiste en mostrar a los objetos del prejuicio como malos, ignorantes, sucios, tontos, indios, morenos, taimados, etc. y que tiene por finalidad, reafirmar la autoproclamada superioridad racial y cultural occidental, en especial la de los norteamericanos. Asimismo, se aborda el modo en que las películas norteamericanas aplican los prejuicios y estereotipos de su sociedad a los animales o a los extraterrestres, así sea valiéndose de las inocentes” cintas de dibujos animados o de los “cómics”.

Capítulo 4. La T.V.: "¿Fábrica de sueños" o "Caja Idiota?".

En este capítulo, se aborda el tema de la T. V., comenzando con una breve descripción cronológica del desarrollo tecnológico de la misma ya que, uno de los efectos sobre los espectadores, es el fenómeno del "consumismo", mismo que entraña la modificación de los patrones de consumo habituales en un determinado grupo e estrato social o, incluso, la generación de nuevos hábitos de consumo, hasta entonces inexistentes y desde el punto de vista de la "penetración cultural", el papel que ha jugado la "Tele" ha sido de un enorme peso ya que, en muy poco tiempo, los intereses mercantilistas de los grandes capitales, locales, regionales o transnacionales se han adueñado de las conciencias de los teleespectadores. En síntesis, se describen los medios de que la “Tele” se ha valido para convertirse en el instrumento ideal de las clases dominantes, para la enajenación de las clases oprimidas.


 

Capítulo 5. El hombre virtual.

Se trata de cómo el constante y cada vez más veloz cambio de las nuevas tecnologías, ha producido efectos significativos en la forma de vida, el trabajo y el modo de entender el mundo, por parte de las sociedades industrializadas. La fácil comunicación mundial, proporciona el acceso instantáneo a un vasto conjunto de datos, de modo que obliga a las personas a hacer un mayor esfuerzo de asimilación y discriminación, lo que implica que deben efectuar un esfuerzo de ajuste intelectual y emocional cada vez mayor. Por otra parte, la rapidez en las comunicaciones, aumenta más el acceso a las nuevas tecnologías en la casa, en el trabajo y en la escuela, significa, entre otras cosas que, el aprendizaje pasa a ser una actividad real de carácter permanente, en la que el recorrido del cambio tecnológico, fuerza a una evaluación continua del proceso mismo de aprendizaje, con la consiguiente necesidad de revisar y renovar con una frecuencia mucho mayor, no solamente los parámetros metodológicos para la realización de la evaluación, sino los conceptos mismos de la forma de vida de las sociedades en su conjunto.

Capítulo 6. La sociedad del ¿futuro?.

En esta parte se mencionan, tanto los factores de la transformación de la relación entre trabajo y capital, sobre todo en las sociedades de nuestros días, en las que ha generado novedosas oportunidades de ocio y recreación y que han adquirido formas y alcances nunca antes vistos. Estas oportunidades, han cambiado en relación directa, tanto con las condiciones geográficas y climatológicas, como con el entorno natural y con las mejoras que el avance de la tecnología va fomentando. Al mismo tiempo, se hace énfasis en la creciente tensión social existente en las sociedades de las naciones altamente desarrolladas, en las que la tasa de suicidios infantiles, por ejemplo, crece en una forma alarmante; asimismo, se explica cómo los males llamados “urbanos” se agudizan hasta grados patológicos en las sociedades altamente tecnificadas, al tiempo que se profundizan y enraízan los prejuicios de toda índole.

Capítulo 7. La verdadera entraña del monstruo.

Los norteamericanos en particular, se suelen presentar a sí mismos como una especie de paladines de la libertad y la democracia. En este capítulo, se advierte acerca de la mezcolanza de artimañas, engaños y cinismo con que aquéllos han sojuzgado por la fuerza a muchas naciones y sociedades enteras, aún a costa de sacrificar, en muchas ocasiones, a sus propios conciudadanos. En este sentido, es muy grave que en la mal llamada “Primera Guerra del Golfo”, ni siquiera se advirtiese a sus propios soldados del riesgo de contaminación radiactiva, tanto a través de la inhalación, como por contacto por vía cutánea del uranio oxidado por la elevada temperatura, producto del estallido de los proyectiles con núcleo de este elemento radiactivo disparados desde sus aviones y helicópteros.

Es aterrador y aberrante conocer como los gobiernos inescrupulosos y sanguinarios de los Estados Unidos de América, han empujado a la guerra a naciones enteras bajo el influjo de la propaganda tendenciosa y la mentira abierta, como es el caso de México; en efecto, ya casi nadie recuerda el controvertido motivo de la entrada de nuestro país en la segunda guerra mundial: El hundimiento de varios buques mexicanos, incluyendo los famosos "Potrero del Llano" y "Faja de Oro", (acaecido los días 13 y 20 de mayo de 1942) en aguas del Golfo de México, presuntamente a manos de submarinos alemanes. Sin embargo, en diversos círculos nacionales, incluyendo a militares de alto rango (mi propio padre entre ellos) se ha sospechado siempre que tales acciones corrieron a cargo de sumergibles norteamericanos.

 

 

Capítulo 8. ¡La resistencia apenas empieza, carajo!

Finalmente, decimos que es muy difícil imaginar una sociedad del futuro que sea mejor que la actual, gracias solamente a los avances científicos y tecnológicos; una sociedad en un estado de cambio perpetuo para la que nos debemos preparar psicológica y socialmente, bajo la falsa disyuntiva de adaptarnos al cambio o desaparecer en el abandono y el olvido; antes de ello, debemos esforzarnos en realizar un profundo ejercicio de conciencia para decidir, de manera plena y autónoma, el tipo de sociedad futura que queremos en cada una de nuestras naciones, al margen de lo que los modernos colonizadores nos tratan de imponer. Una de las maneras de lograr el cambio de mentalidad y de intencionalidad colectiva, es transformando nuestros sistemas educativos ya que, sin temor a equivocarnos, podemos afirmar que, la educación es, en primer término, un problema político y no uno de orden técnico-pedagógico y, por tanto, se inscribe plenamente en el ámbito de las tareas del Estado en su conjunto.

De manera paralela, más allá de la lucha por la preservación de los recursos naturales, más allá del justo reclamo indígena por el reconocimiento pleno a sus derechos fundamentales, a la libre determinación y a la autonomía, los pueblos indios de América, están construyendo nuevas estructuras sociales que, partiendo de la recomposición del tejido social tradicional con la incorporación de nuevas formas de convivencia comunal y, sin apartarse de sus estructuras ancestrales originarias, están edificando una sociedad igualitaria desde abajo y con nuevas estructuras autonómicas y formas autogestivas de gobierno.